Edimburgo tiene un encanto especial durante las vacaciones invernales. Imagina brillantes luces navideñas, pistas de patinaje sobre hielo y fuegos artificiales iluminando el cielo. Las largas noches son un poco más cálidas con un whisky de malta en alguno de sus acogedores bares, donde a los lugareños les gusta relajarse junto al fuego de la chimenea. Reserva un hotel en Edimburgo para este invierno y disfruta de unas vacaciones con estilo.

    1

    Vistas de un paisaje invernal

    En invierno, Edimburgo deslumbra con sus colinas nevadas y sus ramas cubiertas de escarcha. Abrígate y da un vigorizante paseo admirando las panorámicas sobre la ciudad desde la cima de Calton Hill o el volcán inactivo de Arthur's Seat. A tus pies se desplegará un paisaje urbano con campanarios, el castillo de Edimburgo sobre la cima de una lengua volcánica y las aguas del fiordo de Forth.

    2

    Festividades

    En invierno, Edimburgo se llena de festividades. La ciudad recibe a Papá Noel en Navidad con un desfile de farolillos y cuentacuentos. El año nuevo comienza a lo grande con el hogmanay, la Nochevieja escocesa, en el que se invoca la buena suerte con el tradicional first footing, es decir, ser el primero en visitar a un ser querido con un trozo de carbón después de la medianoche.

    En tu escapada invernal a Edimburgo, únete a los locales en los cuatro días de celebraciones, con procesiones con antorchas y conciertos en los jardines de Princes Street, además de con un ceilidh de música tradicional escocesa de lo más animado. El cumpleaños del poeta Robert Burns se celebra con haggis, whisky y poesía en la Noche de Burns cada enero. En honor a una de las recetas con carne más famosas del mundo, se recita el poema Address to a Haggis, toda una oda a este clásico plato.

    foto de Rob Schulze (CC BY-SA 2.0) modificada

    3

    Compras navideñas

    La decoración navideña de los escaparates de las galerías comerciales en la bulliciosa Princes Street atrae a los compradores a un interior repleto de productos escoceses típicos de esta época del año. Las luces de Navidad centellean sobre las calles comerciales de Edimburgo y contribuyen a crear un ambiente festivo. Las recetas escocesas y la joyería artesanal son las protagonistas del mercado navideño de Highland Village de Edimburgo, donde los visitantes pueden calentarse con un vaso de vino caliente mientras curiosean.

    Llévate un original sombrero del Grassmarket y elige una bufanda de lana de la Royal Mile para que tus vacaciones navideñas en Edimburgo sean aún más cálidas.

    foto de Tony Austin (CC BY 2.0) modificada

    4

    La temporada deportiva

    Reserva un hotel en Edimburgo en invierno y disfruta de los deportes de esta época del año sin sudar una gota. Anima al equipo local de hockey sobre hielo, el Edinburgh Capitals, que disputa la emocionante liga nacional, o asiste a unas clases de esquí en las pendientes sin nieve del Midlothian Snowsports Centre.

    Y, para entrar en calor, puedes unirte a los aficionados escoceses en el pub y disfrutar del reñido torneo de rugbi de las Seis Naciones con un vaso de whisky.

    5

    Diversión navideña

    En una escapada a Edimburgo en invierno no puede faltar Winter Wonderland, en los jardines de Princes Street, donde los patinadores pueden practicar acrobacias en la pista de patinaje sobre hielo al aire libre más grande de Gran Bretaña. Junto al conocido Monumento a Scott, la noria iluminada no deja de girar y el tradicional tiovivo lo llena todo de música.

    foto de Daniel (CC BY 2.0) modificada

    6

    Recetas de invierno

    En las mañanas frías, no hay nada mejor que entrar en calor con un tradicional desayuno escocés con beicon, huevos, morcilla y scones de patata. En Edimburgo, el invierno es la mejor época para darse un festín de carne de caza y verduras rústicas, con faisanes bien hermosos adornando todas las mesas.

    foto de David Blaikie (CC BY 2.0) modificada

    7

    Pantomimas y bailes

    El invierno en Edimburgo es la temporada de la pantomima. Los cuentos de hadas clásicos más famosos, como El gato con botas, Jack y las habichuelas mágicas o Cenicienta cobran vida en un escenario festivo, con apuestos príncipes, inocentes heroínas y un montón de malvadas madrastras interpretadas por actores del sexo opuesto.

    Parte de la diversión de estas representaciones es la participación activa del público. Si buscas un plan más artístico, no te pierdas la programación de las compañías de danza internacionales que actúan en el Edinburgh Festival Theatre.

    foto de Dancewear Central (CC BY 2.0) modificada

    Organiza tu viaje

    ¿Por qué reservar con Hoteles.com?

    Maps