Ir a la página principal.
Guías de

Ciudades de Italia que parecen salidas de un sueño

Búsqueda de hoteles

Visitar Italia siempre es un auténtico placer. Tanto si emprendes un viaje romántico, como si quieres deleitarte en su legado cultural y artístico, o disfrutar de los placeres de la “Dolce Vita“. Un viaje en tren, recorriendo las ciudades de Venecia, Florencia y Roma, siempre será una experiencia inolvidable. Comienza el trayecto dejándote seducir por el romanticismo de Venecia, sigue explorando la diversidad artística de Florencia, y termina tus vacaciones relajándote en Roma, la mágica ciudad eterna.

Venecia, Florencia y Roma, un viaje a las ciudades más bellas y modernas de Italia

 

Visitar Italia siempre es un auténtico placer. Tanto si emprendes un viaje romántico, como si quieres deleitarte en su legado cultural y artístico, o disfrutar de los placeres de la " Dolce Vita". Un viaje en tren, recorriendo las ciudades de Venecia, Florencia y Roma, siempre será una experiencia inolvidable. Y esto es tan sencillo como conseguir un billete en el InterRail Italia. Comienza el trayecto dejándote seducir por el romanticismo de Venecia, sigue explorando la diversidad artística de Florencia, y termina tus vacaciones relajándote en Roma, la mágica ciudad eterna.

 

Para que no pierdas ni un solo detalle, embárcate en este viaje virtual en el que te asesoramos y te damos la información que necesitas para que no te pierdas la visita a los lugares más importantes de Italia.

 

Venecia y sus románticos canales

 

Tu viaje empieza con una embriagadora seducción de tus sentidos, que solo la ciudad de Venecia te puede ofrecer.

 

Venecia figura como el Nº1 de los destinos de viaje de Italia. Presidida por el Gran Canal, el más famoso y de mayor extensión, que atraviesa toda la ciudad, Venecia tiene una atmósfera única en el mundo, con sus encantadores "vaporettos" que, a modo de taxis, recorren sus canales, invitando al viajero a disfrutar y admirar su entorno inconfundible. La mejor vista del Gran Canal se consigue desde el puente de puente de Rialto, construido en el XVI, con una longitud de 48 metros, a través de los cuales se conectan los dos municipios de San Marcos y San Polo.

 

Si quieres comprar regalos o recuerdos de tu viaje, te recomendamos que visites la calle Strada Nova, en el distrito de Cannaregio, en donde están los principales comercios de la ciudad. Podrás encontrar los mejores artículos de cuero de primera calidad y a un precio mucho menor del habitual. No olvides adquirir una de las típicas máscaras venecianas así como los productos artesanos, hechos a mano de cristal de Murano. El centro de la ciudad es inconfundible, repleto de palomas y s majestuosos edificios, como el Palacio Ducal en la plaza de San Marcos. Puedes hacer un receso en uno de los elegantes cafés, amenizados con exquisita música en vivo, y contemplar el Ayuntamiento y centro administrativo de la República de Venecia, con casi mil años de gobierno. Dentro del denominado "Itinerari Segreti" o itinerario secreto, el viajero puede acceder a las oficinas del Gran Canciller y sus archivos secretos.

 

Un plan perfecto es levantarte temprano y explorar los lugares más emblemáticos durante el día. Al caer la noche no te pierdas una relajada velada en un restaurante, disfrutando de la exquisita gastronomía italiana, y culmina la noche, alojándote en uno de los muchos hoteles de Venecia en un ambiente extremadamente romántico. La web oficial de turismo de Venecia ofrece toda la información detallada sobre la ciudad. Después de visitar Venecia, toma rumbo a la atractiva ciudad de Florencia.

 

Florencia, un museo vivo

 

Florencia ostenta el privilegio de ser la ciudad del mundo que cuenta con mayor número de obras de arte exquisitas. En Florencia, cada edificio es extraordinario y sus palacios y museos contienen en su interior, el legado artístico de las obras pictóricas más relevantes de la cultura occidental.

 

La ciudad merece una parada obligatoria para todos aquellos que aman el arte. Te recomendamos que visites la ciudad andando, pues a cada paso encontrarás edificios para admirar. Lo mejor es que te alojes en un hotel céntrico de Florencia, cerca de la estación de tren y ello te permite acceder a los lugares más representativos de Florencia, como su célebre Ponte Vecchio.

 

Este puente es el símbolo por antonomasia de Florencia. Fue construido en el año 1345 por Neri di Fioravanti o Taddeo Gaddi. Posteriormente, en la época romana, pasó a convertirse en una de las rutas comerciales más importantes de Italia. Las numerosas tiendas situadas en el propio puente (tiendas puente) son típicas de la ciudad y durante la noche se iluminan, confiriendo al paisaje una espléndida belleza.

 

Tampoco puedes perderte la Galería de los Uffizi. Este palacio y museo alberga las colecciones de pinturas más famosas y antiguas del mundo. Además del arte toscano, están las más bellas obras de los pintores holandeses, alemanes y, por supuesto, la de los mejores artistas del Renacimiento y del Barroco italiano.

 

Una visita obligada es el restaurante gastronómico Santo Bevitore, en sus jardines podrás disfrutar de los típicos aperitivos de Italia, como el jamón en diversas variedades, el escabeche o las verduras a la parrilla. No olvides degustar la salsa Tártara, que acompaña tanto a los platos de pescado o de carne. La relación calidad-precio de este restaurante es sorprendentemente buena. El restaurante está situado en la Vía Santo Spirito 66. Si te gusta la comida italiana, visita el " Mercato San Lorenzo" en el que podrás encontrar desde la especias típicas mediterráneas, hasta artículos de cerámica y de moda. El mercado se extiende desde la Iglesia de San Lorenzo hasta la Vía dell'Ariento, y está abierto de martes a sábado desde las 8 hasta las 19 horas.

 

El Museo Nacional o Museo Nazionale del Bargello se encuentra ubicado en uno de los edificios más antiguos de Florencia. Fue construido entre los años 1254 hasta 1261 y fue anteriormente la sede del Ayuntamiento. Posteriormente, el capitán de la policía Bargello vivió en este edificio, adquiriendo desde entonces su nombre. Actualmente alberga la mayor colección italiana de esculturas del siglo 14 al 16 y la colección de medallas de los Medici. El corazón del museo son las obras de Miguel Ángel "Baco ebrio" y la escultura " Tondo Pitti " así como el cepillo de mármol de Bruto.

 

Roma o los placeres de "La Dolce Vita”

 

Todavía embriagado por la belleza del arte más exquisito de Florencia, llega el momento de emprender el viaje a la mítica ciudad de Roma. El propio nombre de la estación que nos acerca a ella "Termini", es el mejor presagio de la ciudad eterna que nos espera repleta de promesas al final de nuestro recorrido.

 

En Roma confluye su arte único, su cultura vibrante y el recuerdo de los 3000 años de historia que desde sus calles nos contemplan. La "denominada "Ciudad de las Siete Colinas" es como una gigantesco museo al aire libre, en el que cada callejuela rememora su propia historia. Hablar de los lugares de interés de Roma supondría tener que llenar libros enteros. Lo mejor es que son fácilmente accesibles a pie, lo que convierte la visita en cómoda, a la vez que gratificante.

 

La ciudad se divide en la parte "histórica" y la "moderna". Al visitar la Roma histórica, no puedes perderte el Coliseo, el Foro Romano y la Basílica de San Pedro. Y, por supuesto, has de contemplar la Capilla Sixtina, y admirar la obra de Miguel Ángel en la cúpula del Vaticano, cuya visita inolvidable y solo cuesta unos unos 7 EUR. Después, nada como hacer una parada en el camino en la Piazza della Rotonda y disfrutar de una deliciosa pizza italiana y una botella de Vino Rosso, mientras contemplas el Panteón. Para los amantes de la comida vegetariana, Roma les ofrece una gran variedad de restaurantes donde pueden disfrutar de los sabores mediterráneos sin tener que cambiar su dieta.

 

Para los incondicionales del arte, resulta casi obligatorio la visita a los Museos Vaticanos. Aquí tienes la oportunidad de contemplar las obras de los artistas italianos más célebres. Merece la pena la larga espera. Pero, si prefieres evitarlas, es mejor acudir a primera o última hora. Un dato a tener en cuenta, es que la visita del último domingo de cada mes es gratuita.

 

Al caer la tarde, puedes disfrutar del típico café italiano o "capuchino" en la maravillosa Piazza Navona, uno de los lugares más populares de Roma, en el que podrás participar del ambiente bohemio y de la presencia de artistas en busca de tertulias e inspiración. Tienes la opción de elegir entre numerosos tipos de café desde el "espresso", para los amantes del sabor intenso, hasta el "caffe americano" o "lungo", mucho más suave o, incluso, visitar la tienda de café y probar diferentes variedades.

 

La Fontana de Trevi se ha convertido en un lugar emblemático, gracias a sus constantes referencias cinematográficas, sobre todo en la célebre escena de "La Dolce Vita". Actualmente se considera que es la fuentes más famosa del mundo y un lugar de culto para los visitantes de Roma. Aunque suele estar siempre repleta de turistas, no te la puedes perder y no olvides practicar el rito de lanzar a su fondo las tres monedas con los tres deseos que quieres que se te concedan. Sin duda, la magia de la Fuente y de Roma, hará el resto.

 

Para los amantes de las compras, el lugar que no puede faltar en su visita es la Vía del Corso. No solo es la calle más famosa del centro histórico de Roma, sino que, además, los modelos que puedes adquirir, en sus tiendas exclusivas, hará latir el corazón de la más "fashionista".

 

No olvides reservar un poco de tiempo para visitar la zona "moderna" de Roma. Allí, los que prefieren el arte contemporáneo podrán disfrutar en el Museo MAXXI. Y, para finalizar la jornada, nada mejor que alojarte en uno de los excelentes hoteles de Roma.

 

Y hasta aquí, nuestro viaje virtual. Esperamos haberte dado las claves de tu próximo viaje real a Italia, y el recorrido por estas tres maravillosas ciudades. Venecia, Florencia y Roma te están esperando, para que vivas estas experiencia inolvidable.