Ir a la página principal.
Guías de

Rutas Culinarias en la Costa Amalfitana

Busca un alojamiento

¿Estás deseando probar las recetas más deliciosas de la costa Amalfitana? Sigue leyendo y déjate sorprender por sus ricos y variados ingredientes.

La costa Amalfitana es uno de los parajes más bellos de Italia, se trata de una estrecha franja marítima situada en el golfo de Salerno y bañada por las cristalinas aguas del mar Tirreno. Está costa, que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra plagada de acantilados, bosques, playas y pueblos de impresionante belleza. Algunas de las localidades más conocidas son Sorrento, Amalfi o Positano pero también existe una gran variedad de pintorescos rincones como Praiano, Maiori o Atrani donde degustar un plato típico de la gastronomía italiana y descubrir sorprendentes anécdotas en torno a algunos de sus ingredientes principales.

El producto más conocido de toda la región son los deliciosos limones con los que se elabora el famoso licor Limoncello, de sabor dulce con un toque cítrico. Este licor se debe servir muy frío para apreciar todo su aroma, también es empleado en la elaboración de todo tipo de postres como el tiramisú o para gelatinas y galletas que se utilizan en la bases de tartas y bizcochos.

Al ser una región marítima los platos de pescado están siempre presentes en los menús de todos los restaurantes, saborear un plato de pescado fresco recién salido del mar es un lujo al alcance de todos los viajeros que se aventuren a descubrir los rincones más bellos de esta costa. Entre los pescados más populares destacan la lubina, la dorada, el sargo o los calamares, que son el ingrediente principal del delicioso plato típico Totani e patate, un guiso marinero a base de patata y de una especie autóctona de calamar.

Gracias a la variedad y riqueza de frutas y verduras de la región se pueden cocinar un sinfín de recetas apetitosas para disfrutar durante la época de Hanukka como son los deliciosos latkes que se pueden acompañar de queso ricota, elaborados en la zona desde el siglo XIV. Las bolas de matza con verduras como calabacín, berenjenas o coliflor, o unas deliciosas rosquillas fritas en aceite también llamadas Sufganiot.