Ir a la página principal.
Guías de

Valencia – una guía de las mejores zonas de compras

Busca un alojamiento

Dos acontecimientos cambiaron para siempre la fisonomía de Valencia: la inauguración a finales de los años 90 de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y la celebración de la Copa de América de Vela en 2007. Eventos de tal envergadura han colocado a la capital de la Comunidad Valenciana en la vanguardia europea y en una floreciente modernidad que se percibe en sus gentes, calles y comercios. Innovación y tradición se aúnan en una ciudad que no olvida sus siglos de historia pisando fuerte hacia el futuro.

El mercado Colón


Totalmente restaurado en la actualidad, es la joya del Ensanche y uno de los edificios más representativos de Valencia. Se sitúa en la calle Jorge Juan y ocupa toda una manzana como hicieran en su día los mercadillos de siempre. Su diseño es obra de Francisco Mora Berenguer y en su decoración es evidente la influencia de Gaudí. En la planta baja hay un buen número de cafés y tiendas donde se dan cita familias, niños y trabajadores para pasear y comprar. Los puestos de flores alegran el ambiente y resaltan la belleza modernista del conjunto arquitectónico.

El mercado Central


Se encuentra frente al edificio de La Lonja y la Iglesia de los Santos Juanes. Es una de las maravillas de la arquitectura modernista, obra de los arquitectos Francesc Guàrdia i Vial y Alexandre Soler i March. La fachada está compuesta por una estructura de acero, vitrales y cerámica de colores. Una gran cúpula central mide 30 m de altura. Está dividido en dos partes: por un lado se encuentran las tiendas de frutas y verduras frescas y, por el otro, las tiendas de carnes y pescados de la inigualable "huerta valenciana". Es un verdadero placer para los sentidos perderse entre los colores y los aromas de los productos que aquí se ofrecen.

 

De compras por el barrio del Carmen


Es uno de los barrios con más solera de Valencia y se encuentra en pleno casco histórico. En él se encuentran edificios emblemáticos como el convento del Carmen, la Lonja, el mercado Central, la Catedral, la torres de Serrano y las torres Quart. En la calle de la Bolsería las tiendas tradicionales de tejidos valencianos se mezclan con tiendas que venden objetos de plata de diseño, como la joyería 8m2 o una tienda de Custo. Muy próximas se encuentran la plaza del Tossal y la calle Quart, donde han abierto tiendas de ropa urbana como Komomolo o Sixty Nine Shop.

 

Artesanía en la plaza Redonda


La plaza Redonda es uno de los rincones más visitados de Valencia. De singular forma y construcción (obra de Salvador Escrig Melchor en el año 1840). Está rodeada de pequeños comercios tradicionales de artesanía y puestos que ofrecen encajes, bordados, telas y recuerdos de Valencia. Se accede a ella a través de tres calles que convergen en su interior (Derechos, Pescadería y Sombrerería), donde se sitúa una fuente, que se salvó de las recientes reformas. Los domingos, la plaza acoge a otros comerciantes que venden todo tipo de productos, desde cuadros, grabados y antigüedades hasta pájaros.

 

La lonja de la seda o de los mercaderes


La lonja de Mercaderes es uno de los edificios más representativos de Valencia y uno de los más valiosos exponentes del gótico civil. Está situada en el centro de la ciudad, frente al mercado Central y ocupa una superficie de unos 1990 m2. Consta de tres cuerpos y un jardín o "patio de naranjos". Antiguamente se utilizaba para el comercio de la seda y hoy, ya considerada Patrimonio de la Humanidad, alberga un mercadillo de numismática y filatelia donde los aficionados a estas artes se dan cita cada domingo para intercambiar objetos y conversaciones.

 

La Milla de Oro de Valencia


Aunque ha tenido días de mayor esplendor, Valencia reserva la zona colindante al Palacio del Marqués de Dos Aguas para los amantes de las marcas más prestigiosas y los artículos exclusivos. En las calles Poeta Querol, Salvá, Miñana o Rinconada de García Sanchiz se dan cita las firmas de moda, complementos y diseño más internacionales: Louis Vuitton, Loewe , Hermès, Carolina Herrera, Montblanc o Lladró. Lujo y selección para los bolsillos más pudientes.