Ir a la página principal.
Guías de

Una guía de viajero para Dublín: relajante cerveza , historia turbulenta y mucha personalidad

Busca un alojamiento

Una escapada a la ciudad de Dublín le revelará una capital compacta con siglos de historia y calles de elegante arquitectura georgiana. Reserve hotel en Dublín para conocer su vida despreocupada nocturna y el interminable buen humor de esta ciudad ideal para caminar.

Cómo orientarse

El río Liffey atraviesa el centro de Dublín, dividiéndola de norte a sur. En su extremo occidental hay parques frondosos; volviendo hacia el centro se encuentran la cárcel Kilmainham y las casas adosadas victorianas de ladrillo rojo de los Liberties. Las calles empedradas de Temple Bar, donde se desarrolla la vida cultural y nocturna, están en el corazón de la ciudad al sur del río. Un poco más al sur se encuentra St Stephen's Green y, más allá, la peatonal Grafton Street, un imán para los amantes de las compras. Al norte del Liffey, la amplia O'Connell Street es una mezcla de locales comerciales y grandes tiendas de primer nivel. Siga la bahía de Dublín hacia el sur para llegar al encantador distrito costero Dún Laoghaire.

Noches irlandesas

Reserve un hotel en Dublín y tómese una cremosa pinta de Guinness en un reservado victoriano de South Great George's Street, donde quizá pierda todo sentido del tiempo charlando con los lugareños. Las sesiones improvisadas de música tradicional se prolongan hasta bien entrada la noche en Cobblestones, en Smithfield. Otra alternativa son las bandas de rock locales en los bares de la Wexford Street. Quienes gustan de los grandes de la literatura dublinesa pueden ir a ver las obras de Beckett o Wilde en los teatros Abbey o Gate.

Dublín familiar

Durante una escapada a Dublín, las familias pueden alquilar bicicletas para los niños y hasta tándems para recorrer el extenso Phoenix Park en busca de ciervos. Si prefiere ver animales más salvajes, lo ideal es el Zoológico de Dublín que queda dentro del parque. Retroceda un siglo e imagine cómo era la infancia en la época georgiana, visitando la habitación de los niños en la casa-museo Number Twenty Nine. Si quiere visitar la playa, el veloz tren DART llega en sólo 20 minutos a Dún Laoghaire, donde podrá pasearse mientras toma uno de los famosos helados de Teddy's.

Estilo y tradición

Grafton Street es la calle comercial más concurrida, una peatonal llena de cadenas de primer nivel y elegantes grandes tiendas como Brown Thomas. Los dublineses amantes de la buena comida adoran Fallon & Byrne por su comida gourmet y por su bodega en el sótano, y también el mercado semanal en Temple Bar, una plaza empedrada en cuyos puestos se venden quesos blandos irlandeses. En las tiendas de Nassau Street, en cambio, podrá comprar artesanías tradicionales como los anillos celtas, los cristales Waterford y las cerámicas Belleek, con su típico color crema.

Desde los vikingos a los republicanos

Una escapada a la ciudad de Dublín resume siglos de historia. Descubra los esqueletos vikingos en el Museo Nacional y la pila bautismal del siglo XII en la iglesia medieval de St Audoen. Las casas adosadas georgianas, con cinco pisos y fachadas planas, rodean Merrion Square con gracia, donde hallará una estatua de mármol de un nostálgico Oscar Wilde y un busto del republicano Michael Collins. Busque los orificios de balas en las columnas de la General Post Office en O'Connell Street, un recordatorio aleccionador del Alzamiento de Pascuas ("Easter Rising") de 1916 y sede de la Declaración de la Independencia.


Venga a uno de los hoteles en Dublin de Hotels.com y descubra la ciudad