El calendario invernal de Roma está salpicado de ferias callejeras, belenes y celebraciones. No dudes en reservar un hotel durante esta época tan señalada para festejar la Navidad o la Nochevieja en la Ciudad Eterna.

    1

    Acercarse al mercado navideño de la plaza Navona

    Con sus numerosas cafeterías y bares y su atmósfera festiva, la plaza Navona atrae a multitudes durante todo el año, pero sobre todo en Navidad, cuando se convierte en uno de los lugares más animados de Roma. En estas fechas, este antiguo estadio romano está abarrotado de puestos de juguetes, adornos para el árbol de Navidad y las típicas poinsetias rojas, todo ello envuelto en una agradable atmósfera festiva, a la que contribuye el tiovivo que se instala en el lugar. Los adultos pueden pasar el rato tomando castañas asadas, turrón y pan de jengibre mientras los peques hacen cola para visitar a Papá Noel.

    Mapa

    foto de Sean O'Neill (CC BY 2.0) modificada

    2

    Disfrutar del tiempo fresco, pero soleado

    En invierno, rara vez nieva en Roma, e incluso se dan bastantes días con un sol radiante, a pesar de las bajas temperaturas. Ármate de bufanda, guantes y gafas de sol para ir a patinar en la pista que se instala junto al castillo de Sant'Angelo. Desde aquí, también puedes dar un agradable paseo por un laberinto de callejuelas de adoquines hasta la basílica de Santa María en Trastévere, bellamente decorada con mosaicos del siglo XII.

    3

    Contemplar los clásicos belenes

    • Historia
    • Fotos

    Cuando pasees por Roma en Navidad verás por todas partes bonitos belenes artesanos, conocidos como presepi, un arte que alcanzó su apogeo en el siglo XVI. Todas las iglesias tienen su propio belén, en el que no suele faltar de nada, como los ángeles, los corderos, las mulas, la paja y las lucecitas de colores. Y si te apetece ver todavía más, podrás admirar una colección de ejemplares procedentes de toda Italia en la exposición 100 Presepi que se organiza en la Sala San Pio X, en la Via della Conciliazione.

    foto de N i c o l a (CC BY 2.0) modificada

    4

    Vivir la Navidad en la basílica de San Pedro

    • Historia
    • Fotos

    Las celebraciones navideñas en Roma suelen centrarse en la basílica de San Pedro. De hecho, en el centro de la plaza de San Pedro, se instala un deslumbrante árbol de Navidad y un belén de tamaño real. En Nochebuena, los fieles se reúnen para asistir a la misa del gallo que el papa oficia en la basílica, en una atmósfera bañada en el aroma del incienso. Al día siguiente, puedes unirte a peregrinos de todo el mundo en la plaza de San Pedro para presenciar en vivo y en directo el mensaje de Navidad del sumo pontífice.

    5

    Homenajearse con un banquete en Il Pagliaccio

    Los romanos celebran una alegre cena el día de Nochebuena en la que el pescado suele ser el protagonista. No dudes en reservar mesa en Il Pagliaccio para festejar las Navidades a lo grande. Puedes elegir un menú degustación de temporada o platos a la carta, sobre todo a base de pescado y marisco, acompañados de espaguetis y raviolis. El gran clásico de estas fechas es el capitone, es decir, la anguila, que se prepara cocida, frita, guisada o asada. Via dei Banchi Vecchi 129A. Sitio web de Il Pagliaccio (www.ristoranteilpagliaccio.it)

    6

    Contemplar los fuegos artificiales de Nochevieja

    Cuando pases unas vacaciones de invierno en Roma, te darás cuenta de que el día de Nochevieja, conocido como Capodanno en italiano, es un momento muy especial. Los hoteles y los restaurantes suelen ofrecer menús a precio fijo que incluyen las tradicionales salchichas de cerdo picantes y vino espumoso de prosecco. Después de cenar, los más juerguistas se acercan a la plaza del Popolo, donde lanzan petardos bajo el cielo de medianoche iluminado por un bonito despliegue de fuegos artificiales al ritmo de la música.

    foto de Roberto Ventre (CC BY-SA 2.0) modificada

    7

    Descubrir el carnaval romano

    En febrero, cuando el carnaval alcanza su apogeo en la Ciudad Eterna, ya se respira la primavera. Es el momento de comprar dulces espolvoreados de azúcar en los puestos callejeros para saborearlos mientras contemplas las animadas multitudes disfrazadas con máscaras y trajes vistosos. La feria de la plaza Navona permanece abierta toda la noche durante el fin de semana previo al Miércoles de Ceniza, cuando el personaje tradicional de la Befana reparte caramelos y regalos entre los niños.

    foto de Roberto Ventre (CC BY-SA 2.0) modificada

    Organiza tu viaje

    ¿Por qué reservar con Hoteles.com?

    Alerta de viaje

    Consulta las restricciones por el COVID-19.

    Ver detalles
    Volver al principio

    Maps