8 motivos para visitar París este verano

Qué hacer en París bajo la luz del sol

Stephan Audiger | Viajero experto
Sep 5, 2018

Si visitas París durante el verano, tendrás la oportunidad de recorrer la ciudad a tu ritmo. Muchos parisinos se encuentran de vacaciones en otros sitios, por lo que la capital francesa suele estar menos congestionada en esos meses y su ambiente acostumbra a ser más relajado. Las suaves temperaturas te permitirán disfrutar al máximo de los muchos parques y zonas al aire libre de la ciudad desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la noche, y a buen seguro que la cantidad de eventos y festivales que se organizan entre junio y septiembre en la Ciudad de la Luz te sorprenderá gratamente.

Deja a un lado la ropa de abrigo y embárcate con nosotros en un recorrido por las mejores visitas de París durante el verano. Desde relajarse en la playa hasta salir de compras, tendrás muchas oportunidades de pasártelo en grande durante el periodo estival en la capital de Francia.

1

Relax en la playa durante el Paris Plages

¿Sabías que puedes disfrutar de la playa en verano en pleno corazón de París? El evento Paris Plages, organizado por el gobierno municipal todos los años en julio y agosto, convierte en una playa las orillas del Sena en la zona del parque Rives de Seine, frente al Ayuntamiento, y en la dársena de La Villette, en el noreste de la capital. Los diques del río se transforman en una auténtica playa con arena, tumbonas, sombrillas y palmeras. También encontrarás puestos de comida y bebida e incluso podrás practicar actividades deportivas, como navegar en canoa.

  • Familias
  • Asequible
  • Poco común

foto de S. Faric (CC BY 2.0) recortada, calibrada, difuminada

2

Festivales de música y cine para todos los gustos

No cabe duda de que París es una fiesta en verano. Entre mediados de junio y finales de agosto, la ciudad se convierte en el destino favorito de los aficionados a la música por el sinfín de festivales de música al aire libre que se organizan. Prácticamente toda la capital se vuelve un escenario en el que se celebran eventos, desde la Fête de la Musique en junio hasta el Festival de Jazz de París, Lollapalooza Paris y Rock en Seine. Los cinéfilos también están de suerte, ya que en el parque de La Villette se celebra el Cine al Aire Libre. Con motivo de este festival, se proyecta una selección de películas a las que se puede asistir de forma gratuita.

  • Fotos
  • Ambiente nocturno
3

París en verano: una ciudad tranquila y bulliciosa al mismo tiempo

Aunque suene raro, en verano París transmite una sensación de bullicio y tranquilidad a la vez. Con motivo de las vacaciones, muchos parisinos abandonan la capital para veranear en otros destinos, lo que hace que las calles del centro y el transporte público se vacíen. Sin embargo, la afluencia de turistas se traduce en largas colas para visitar los puntos de referencia más emblemáticos, como la torre Eiffel y el Museo del Louvre. Si quieres evitar las aglomeraciones de turistas que invaden París en verano, te recomendamos comprar las entradas con antelación, acudir a los monumentos a primera hora, seleccionar el día de menor afluencia de visitantes y optar por atracciones menos conocidas.

4

De rebajas por París en pleno verano

Las rebajas de verano, conocidas como les soldes en francés, tienen lugar entre principios de julio y finales de agosto. En esta época podrás disfrutar de jugosos descuentos de entre el 30 % y el 70 % sobre el precio habitual. Indaga en qué tienda encontrarás el mayor número de artículos que te interesan, preséntate pronto el primer día de las rebajas y prepárate para recibir algún que otro empujón. Conviene tener en cuenta que los descuentos van en aumento a medida que pasa el tiempo: en las primeras semanas rondan el 30 %, pero aumentan al 60 % a mediados de verano y llegan a alcanzar el 80 % a finales de agosto. Como puedes ver, no hace falta que te precipites, ya que podrás encontrar auténticas gangas incluso en los últimos días de las rebajas.

  • Ir de compras
5

Un pícnic al pie de la torre Eiffel

El parque del Campo de Marte es un amplio jardín de 300 000 metros cuadrados que rodea la torre Eiffel. En verano, no hay mejor lugar que este para disfrutar de un pícnic y relajarse sobre la hierba con vistas a este emblemático monumento. Te recomendamos que compres un sándwich y una botella de vino en Le Champ des Délices y Le Repaire de Bacchus respectivamente, en la rue Saint-Dominique, a 300 metros del Campo de Marte. Después, elige el lugar que más te guste y disponte a disfrutar de una comida inolvidable sobre el césped.

  • Parejas
  • Familias
  • Fotos
6

La mejor época para un crucero por el Sena

Aunque parezca una obviedad, los populares cruceros por el Sena resultan más agradables en verano. Con temperaturas entre 16 °C y 25 °C en julio y agosto, la cubierta de los barcos abiertos denominados Bateaux Mouches es el lugar ideal para broncearse mientras se admiran algunos de los puntos de referencia más emblemáticos de París, incluida la catedral de Notre-Dame, la torre Eiffel y el Museo del Louvre, entre otros.

  • Parejas
  • Familias
  • Fotos
7

Ve la vida pasar desde la terraza de una cafetería

No hay como el verano para sentarse en una terraza del centro de París, tomar un café y contemplar el animado bullicio de la ciudad. Aunque la capital está llena de cafeterías emblemáticas, hemos seleccionado tres que no te puedes perder. 

  • El Café de Flore, abierto desde 1880 en el bulevar Saint-Germain, era uno de los lugares predilectos de Pablo Picasso durante la década de 1940. 
  • Le Fouquet's es un local elegante ubicado en la avenida de los Campos Elíseos. Disfrutarás enormemente de lo que consumas aquí, pero prepárate para pagar una cuenta abultada.
  • El Café Beaubourg se encuentra frente al Centro Pompidou, en la rue Saint-Merri. La terraza es un lugar inmejorable para descansar y contemplar a los transeúntes.
  • Parejas
  • Comida
8

Explora París de noche

Cuando el sol se pone, París adquiere una nueva dimensión gracias a las espléndidas luces que decoran la mayoría de sus monumentos y edificios. Con razón se la conoce como la Ciudad de la Luz. Aprovecha que las cálidas temperaturas veraniegas te permiten explorar cómodamente la capital cuando ya ha anochecido y da un paseo por el río Sena entre el puente Nuevo y el puente de Sully. Podrás admirar unas vistas impresionantes de la catedral de Notre-Dame iluminada y de los edificios históricos que flanquean las orillas del río. Si no te apetece caminar, puedes tomar uno de los cruceros que recorren el Sena hasta las 22:30 de abril a septiembre. 

  • Parejas
  • Fotos
  • Ambiente nocturno

Organiza tu viaje