10 ciudades para viajar al pasado en Francia

Las ciudades fortificadas que deberías visitar en Francia

    Las ciudades amuralladas francesas más impresionantes están en su mayoría muy bien conservadas y se encuentran diseminadas por todo el país. La historia de Francia se remonta más de 2000 años y su notable patrimonio te permitirá retroceder en el tiempo gracias a estas centenarias construcciones. 

    Encontrarás varias ciudades francesas protegidas por fortificaciones, murallas y antiguos portones, cada una con una historia propia que contar. Estos vestigios del pasado enriquecen el legado histórico y la belleza del país, que se encuentra entre los destinos más visitados del mundo. Descubre las ciudades fortificadas que deberías visitar en Francia; puede que algunas te resulten evidentes, como la famosa Carcasona, pero es muy probable que nunca hayas oído hablar de Laon o Neuf-Brisach, ¿verdad? 

    1

    Carcasona

    Una de las ciudades históricas más visitadas de Francia

    La ciudadela medieval de Carcasona está situada al noroeste de Francia, entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, y es una de las ciudades amuralladas más visitadas de Francia. El monumento, cuyas fortificaciones se levantaron entre los siglos V y XVII y se restauraron a mediados del XIX, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Disfruta de un paseo por las sinuosas callejuelas del casco antiguo de Carcasona. Descubrirás un gran número de tiendecitas y restaurantes perfectamente integrados con la atmósfera atemporal que inunda el lugar. Intenta llegar temprano para disfrutar del centro histórico y la tranquilidad de la mañana. Lo más cómoda para tu visita es reservar un hotel en la casco antiguo de Carcasona.

    Ubicación: Entre Toulouse y Narbona (suroeste de Francia)

    • Historia
    • Fotos
    2

    Aviñón

    Descubre la antigua ciudad de los papas

    Los orígenes de la ciudad de Aviñón se remontan a la antigüedad, pero sus famosas murallas y la mayor parte de sus edificios históricos, incluido el Palacio de los Papas, se construyeron en el siglo XIV. El casco histórico de Aviñón, asentado en la orilla sur del río Ródano, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Todo el centro histórico es peatonal y goza de una gran oferta gastronómica para degustar los platos y los vinos provenzales. El magnífico estado de conservación de Aviñón convierte a esta ciudad en una visita obligada para los amantes de la historia y la artesanía de antaño.

    Ubicación: Entre Montpellier y Marsella (suroeste de Francia)

    • Historia
    • Fotos
    3

    Saint-Malo

    Sigue los pasos de los famosos marineros y corsarios franceses

    Saint-Malo se asienta en el litoral rocoso de Bretaña, a 70 kilómetros al norte de Rennes, y se la conoce como la Ciudad de los Corsarios. Su casco antiguo, cobijado tras altas murallas, es testigo imperturbable del pasado renombre de una ciudad portuaria que vio nacer a famosos marineros como Jacques Cartier, el descubridor de Canadá. Pasea por los callejones empedrados del centro peatonal de Saint-Malo, camina por sus murallas y date un capricho en uno de sus muchos restaurantes de marisco fresco. En Saint-Malo disfrutarás de un agradable viaje en el tiempo (concretamente, al siglo XV).

    Ubicación: A 70 km al norte de Rennes, en la costa de Bretaña

    • Historia
    • Fotos
    4

    Aigues-Mortes

    Visita una impresionante ciudad amurallada asentada en las marismas de la Camarga

    En tus vacaciones en Aigues-Mortes podrás disfrutar de una ciudad medieval muy bien preservada que data del siglo XIII, a pocos kilómetros de algunas de las mejores playas del sur de Francia. Rodeado de las marismas de la Camarga, el casco antiguo de Aigues-Mortes abarca una zona de 160.000 metros cuadrados escondida detrás de unos imponentes muros de piedra de 11 metros de alto. Puedes encontrar numerosos hoteles interesantes en Aigues-Mortes. Mientras paseas por el casco antiguo, no te olvides de probar el nougat, una de las especialidades locales. 

    Ubicación: A 30 km al este de Montpellier (sur de Francia)

    • Historia
    • Fotos
    5

    Guérande

    Antiguas fortificaciones y flor de sal

    Situada en el sur de Bretaña, Guérande es una polifacética ciudad de gran atractivo. Esta pequeña ciudad, rodeada de gruesos muros de piedra que datan del siglo XIV, es famosa por sus salinas, al sur, y por el parque natural regional de la Brière que se extiende hacia el noreste. La ciudad medieval está repleta de galerías de arte y artesanía, bares pintorescos y crêperies, y resulta especialmente agradable explorar sus estrechos callejones pavimentados.

    Ubicación: A 70 km al oeste de Nantes, en el sur de Bretaña

    • Historia
    • Fotos
    6

    Besanzón

    Deambula por el casco antiguo lejos de las aglomeraciones de turistas

    Besanzón es la capital de la región de Franco Condado, en el este de Francia, muy próxima a las fronteras con Suiza y Alemania. Enclavada en una pronunciada curva del río Doubs, la ciudad cuenta con fortificaciones y una ciudadela concebida en el siglo XVIII por Vauban, un conocido ingeniero militar francés. Curiosamente los turistas suelen pasarla por alto, lo que te permitirá disfrutar de su centro histórico casi en exclusiva. Besanzón es un lugar fascinante que visitar y en el que disfrutarás visitando la Catedral de San Juan o la casa natal de Víctor Hugo, tanto como degustando las especialidades locales en un gran número de excelentes restaurantes. Todo esto hace que los hoteles en Besanzón tengan muy buenas valoraciones por parte de sus huéspedes.

    Ubicación: Cerca de las fronteras con Suiza y Alemania (este de Francia)

    • Historia
    • Fotos
    7

    Laón

    Más de 80 edificios y monumentos históricos declarados por descubrir

    Laón está situada en el noreste de Francia, a unos 60 kilómetros de la frontera belga, y es conocida por los 7 kilómetros de muralla que la flanquean. Su casco histórico se construyó entre los siglos XII y XVIII, y alberga una impresionante catedral gótica y otros muchos edificios y monumentos históricos declarados. Viaja a Laón en junio para disfrutar de su Festival Medieval anual. Si eres amante del queso, no dejes de probar el Maroilles, una variedad local fuerte y sabrosa.

    Ubicación: Entre París y Charleroi, Bélgica (en el noreste de Francia)

    • Historia
    • Fotos

    foto de Uoaei1 (CC BY-SA 4.0) modificada

    8

    Neuf-Brisach

    Date un paseo por la obra maestra de Vauban

    Visto desde arriba, el centro histórico de Neuf-Brisach conforma un perfecto octágono entrecruzado por calles perpendiculares. El impresionante diseño geométrico de esta ciudad fortificada cercana a la frontera con Alemania se remonta al siglo XVIII. Su diseño fue obra de Vauban. De hecho, se la considera su obra maestra. A pesar de que Neuf-Brisach ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, no es muy conocida. Eso significa que podrás pasear por esta espectacular ciudad fortificada con relativa tranquilidad.

    Ubicación: A 15 km al sureste de Colmar, (este de Francia)

    • Historia
    • Fotos

    foto de Espirat (CC BY-SA 4.0) modificada

    9

    Dinan

    Visita una de las ciudades medievales mejor preservadas de Bretaña

    Dinan se encuentra asentada entre Rennes y Saint-Malo y se suele calificar como una de las pequeñas ciudades con más encanto de Bretaña. Los hoteles de Dinan suelen tener muy buena valoración. Desde su antiguo puerto sobre el río Rance hasta su espectacular viaducto de 40 metros de alto y sus murallas que recorren la ciudad a lo largo de varios kilómetros, en Dinan aún se respira ese aire medieval. Por las callejuelas empedradas de su centro histórico proliferan las casas de entramado de madera, las pequeñas tiendas de arte y artesanía y los locales pintorescos donde degustar las ricas especialidades francesas. Sube hasta la Tour de l’Horloge (la Torre del Reloj) para gozar de unas vistas impresionantes de Dinan y sus alrededores. En los días despejados, se puede ver incluso el Monte Saint Michel a lo lejos.

    Ubicación: Entre Rennes y Saint-Malo (noroeste de Francia)

    • Historia
    • Fotos
    10

    Langres

    Visita la ciudad del arte y la historia en el este de Francia

    Langres es una fortaleza de gran valor histórico situada a 90 kilómetros al noroeste de Besanzón, a una hora en coche de las fronteras con Suiza y Alemania. Tras 3,5 kilómetros de muros fortificados transitables se esconde su casco antiguo. La visita es particularmente atractiva por los elementos de diferentes periodos históricos que conviven en la ciudad, desde la Antigüedad, pasando por la Edad Media y el Renacimiento, hasta la Revolución Industrial. El último de ellos lo constituye la ciudadela de Vauban, introducida en el siglo XIX.

    Ubicación: A 90 km al noroeste de Besanzón (este de Francia)

    • Historia
    • Fotos
    Stephan Audiger | Viajero experto

    Organiza tu viaje

    Maps