El norte de España

Un pintoresco viaje por carretera en España

    Embárcate en un viaje por carretera por el norte de nuestro país para descubrir encantadoras localidades costeras, lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, bodegas galardonadas con numerosos premios, restaurantes de primera y tradiciones centenarias. Si todavía no conoces Galicia, Asturias, Cantabria o el País Vasco, ¿a qué esperas para descubrir su personalidad única?

    Te aconsejamos que aproveches las vacaciones de verano para dar comienzo a esta aventura, ya que el buen tiempo del que gozamos en julio y agosto es ideal para practicar senderismo por parques naturales, tomar el sol en playas impolutas y pasarlo en grande en las fiestas populares. Anímate a vivir unas vacaciones diferentes sin necesidad de salir del país, empezando por la capital y desplazándote en coche a tu ritmo hacia el norte. ¡Sigue leyendo para conocer nuestra selección de destinos!

    1

    Madrid

    Lo mejor del arte moderno nacional

    Madrid es una ciudad que destaca en especial por su animado panorama artístico. Te recomendamos en particular el Triángulo del Arte, donde encontrarás museos de fama internacional, como el Prado, el Reina Sofía y el Thyssen-Bornemisza. La mejor manera de explorar el centro es a pie, lo que te permitirá descubrir bonitas plazas decoradas con estatuas y rodeadas de edificios herrerianos y barrocos, así como teatros del siglo XVIII en los que se celebran conciertos de música clásica durante todo el año.

    Un lugar que no puedes dejar de visitar durante tu estancia en la capital es el palacio Real, la residencia oficial de los reyes, aunque en realidad vivan en la Zarzuela. Aquí podrás contemplar la cocina real más antigua de Europa, además de magníficas pinturas de Goya, Velázquez y Caravaggio.

    2

    Burgos

    Una ciudad llena de historia

    La bonita y tradicional localidad de Burgos se encuentra en plena ruta del Camino de Santiago francés. La ciudad cuenta con numerosos edificios históricos y religiosos, entre los que destaca la catedral de Santa María, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Además, en esta imponente basílica del siglo XIII reposan los restos mortales del Cid y su esposa, doña Jimena.

    El casco antiguo es un encantador laberinto de callejuelas de adoquines y placitas llenas de tiendas, bares de tapas y restaurantes. Aquí también encontrarás lugares de interés histórico, como la iglesia de San Nicolás, la Casa del Cordón y el paseo del Espolón.

    3

    Bilbao

    Un paraíso para el espíritu y el estómago

    La ubicación privilegiada de Bilbao a orillas del río Nervión le permite presumir de unas vistas magníficas de la costa y las verdes colinas. Aunque es una de las ciudades más grandes del norte del país, conserva una agradable atmósfera intemporal. En el barrio del Casco Viejo, la antigua ciudad medieval, encontrarás edificios espectaculares, como la catedral de Santiago y las iglesias de San Nicolás y de San Antón.

    Sin embargo, la verdadera joya es la arquitectura futurista del Museo Guggenheim, con 19 galerías en las que se exponen obras maestras del arte contemporáneo. Bilbao también es un destino ideal para los aficionados a la gastronomía y, si te gusta el pescado, no dejes pasar la ocasión de probar el auténtico bacalao al pilpil.

    4

    Santander y La Rioja

    Días de playa y vino

    Santander atrae como un imán a los turistas por sus playas de arena, su paseo marítimo y sus exuberantes jardines. La mayoría de los visitantes se quedan cerca del Sardinero, un barrio con 1300 metros de arena dorada y un paseo marítimo en el que abundan los restaurantes de calidad y las escuelas de surf.

    Si te gusta el vino, te animamos a aprovechar que estás cerca de La Rioja y visitar la región para dejarte sorprender por sus más de 65 000 hectáreas de viñedos. Algunas de las bodegas más recomendables para catar los vinos de esta denominación de origen son las de Marqués de Riscal e Ysios. Por otro lado, si tu viaje coincide con el mes de junio, no dudes en visitar la ciudad de Haro, donde se celebra la tradicional batalla del vino. Eso sí, te recomendamos que no vistas tus mejores galas, porque probablemente acabarás chorreando y de color morado.

    5

    Gijón y la playa del Silencio

    Playas de ensueño y vistas inigualables

    La zona portuaria de Gijón es un lugar inmejorable para disfrutar de una bonita panorámica del mar Cantábrico desde la arena dorada. Sin embargo, la belleza de la ciudad no se limita al mar y la playa, sino que alberga numerosos atractivos turísticos de la época romana y medieval, en especial en el barrio de Cimadevilla. Si, a pesar de todo, te apetece pasar el día tomando el sol y nadando, te aconsejamos la playa de San Lorenzo, donde también podrás disfrutar de música en directo y fiestas en los locales cercanos.

    A unos 66 kilómetros al este de Gijón se encuentra la playa del Silencio, una cala con forma de media luna al resguardo de unos acantilados. Su ubicación ligeramente oculta la envuelve en una atmósfera apacible y auténtica, lo que la convierte en un lugar ideal para tomar el sol, bañarse o pasear tranquilamente por la arena. Además, en la cima de los acantilados hay un mirador desde donde se puede contemplar la playa y los islotes de los alrededores.

    6

    Oviedo

    Un paseo entre monumentos medievales

    Oviedo es famoso por sus puntos interés del siglo IX, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. El casco antiguo medieval es fantástico para dar un paseo a pie por sus bonitas calles de adoquines y de baldosas.

    Entre los numerosos lugares que merece la pena visitar destacan el palacio de Velarde, la catedral y la fuente de Foncalada. Además, encontrarás una gran cantidad de iglesias prerrománicas en el casco antiguo y en las colinas de los alrededores, pero nuestra recomendación es que, en particular, no te pierdas las de Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo y San Julián de los Prados.

    7

    Santiago de Compostela

    El final del Camino

    La capital de Galicia es el destino de los peregrinos que realizan el Camino de Santiago y de nuestro inolvidable viaje por carretera. El punto de referencia indiscutible de la ciudad es la catedral, donde se cree que reposan los restos del apóstol Santiago. Además, está ornamentada con el impresionante Pórtico de la Gloria, de estilo románico, presidido por bellas esculturas de figuras bíblicas.

    Otras visitas imprescindibles en el casco antiguo son el ayuntamiento, más conocido como Pazo de Raxoi, y el monasterio de San Martín Pinario. Santiago también es famoso por sus excelentes restaurantes de pescado y marisco, así que pide una ración de pulpo á feira, servido tradicionalmente con cachelos y pan, y acompañado de un buen albariño.

    Penny Wong | Viajero experto

    Organiza tu viaje

    Maps