Hoteles en Vars

Buscar hoteles en Vars

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

Oferta del día

Ver las ofertas en Vars

Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones

Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones

Precio garantizado

Explorar Vars

Hoteles en Vars

Resulta complicado concentrarse en esquiar cuando uno atraviesa las pistas de Vars por sus espectaculares vistas de los Alpes del Sur recubiertos de árboles. Perfectamente conectado con el vecino Risoul, Vars ofrece a sus visitantes lo mejor de ambos complejos: más de 100 pistas que se extienden a lo largo y ancho de más de 185 kilómetros y dos zonas de saltos, un lugar perfecto para respirar un poco de aire puro. Cascadas, cavernas, cañones y apacibles lagos de montaña hacen de la región de Hautes-Alpes un gran destino también en verano.

Qué ver

El área de esquí de Forêt Blanche recibe su nombre del color blanco de los bosques que rodean las pistas, con altitudes y pendientes para esquiadores de cualquier nivel: desde los que quieren ponerse a prueba hasta los que quieran mejorar su técnica. Los esquiadores expertos pueden incluso ponerse a prueba en la zona construida para la práctica del esquí de velocidad. Si la adrenalina no es lo tuyo puedes disfrutar de una relajante caminata o revivir los mejores momentos del Tour de Francia pedaleando hasta el puerto de montaña Col de Vars. Durante el camino podrás ver diminutas aldeas que se suceden por estrechas carreteras a una altura impresionante. Si vas en coche, conduce hacia Château-Ville-Vieille para observar las torretas en punta e imponentes paredes del Fort Queyras. Una caminata hasta este castillo de cuento de hadas es una experiencia inolvidable, tanto cuando está cubierto por una capa de nieve blanco perla como cuando sus muros se tiñen de color naranja con el suave sol de verano.

Hoteles en Vars

En tu hotel en podrás descansar con la cabeza posada sobre una suave almohada de plumas. Los magníficos hoteles tipo chalet suelen estar decorados con una exquisita mezcla de estilo moderno y tradicional, elegantes paredes de madera y techos inclinados. También es posible hacerse con apartamento de alquiler con todas las comodidades –a menudo con cocina- para un viaje de ensueño sin que el bolsillo se resienta. Wi-Fi, televisores de pantalla plana o amplias bañeras harán que te cueste salir de la habitación, especialmente cuando puedes disfrutar de una botella de vino tinto mientras ves bailar los copos de nieve a través de la ventana.

Dónde alojarse

Vars es un complejo de tamaño manejable y con una atmósfera relajada donde se puede disfrutar de una auténtica aventura alpina. Los pintorescos restaurantes del pueblo se caracterizan por su iluminación tenue y su excelente oferta gastronómica, destacando el fuerte y picante pato a la naranja. En invierno la mayoría de turistas viajan a esta zona para desempolvar sus esquís y deslizarse ladera abajo, actividad que también es posible practicar de noche para contemplar un manto de estrellas centelleantes. La localidad vecina de Risoul ofrece acceso a las mismas pistas y muchos la prefieren, sobre todo en temporada alta, ya que el tiempo de espera para subir a la pistas suele ser menor.

Cómo llegar a Vars

Lo más recomendable para llegar hasta aquí es volar al aeropuerto de Marsella, con conexiones desde y hacia multitud de ciudades europeas. Desde la terminal se tardan 2 horas y media en un viaje que en su mayoría transcurre por autopista. Volar al Aeropuerto Internacional de Ginebra es otra opción, pero si el trayecto está afectado por la nieve puede ser problemático y, desde luego, las cadenas serán necesarias. También puedes llegar en tren desde la zona de Marsella hasta la estación de Mont Dauphin, a media hora de Vars. Otra opción es viajar desde París hasta Valence y, una vez allí, utilizar el transporte local.