Hoteles en Fuengirola

Buscar hoteles en Fuengirola

  • Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones
  • Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones
  • Precio garantizado

Explorar Fuengirola

Practicar surf en las orillas barridas por el viento de su rocosa costa, visitar el puerto donde relucientes yates de lujo flotan junto a viejos y humildes barcos de pesca, pasear a lo largo del paseo marítimo entre vendedores ambulantes, sentarse a tapear en los bares tradicionales... La histórica ciudad de Fuengirola ofrece un intenso y animado panorama para los turistas en una localidad divertida y cosmopolita.

Qué ver en Fuengirola

La atracción principal en la bonita ciudad de Fuengirola, en una ladera de una colina, es sin duda su playa, una impresionante extensión llana de 7 kilómetros de arenas doradas, a la orilla de las cálidas aguas azul celeste del mar de Alborán. En los días cálidos la playa se llena de turistas y lugareños descansando bajo coloridas sombrillas de paja. El bonito paseo marítimo sigue la curva de la playa, a lo largo de una ruta de atractivas tiendas de recuerdos, cafeterías turísticas y animados bares tradicionales. Los nadadores suelen dirigirse a la playa de Torreblanca, donde la seguridad es lo primero. Hay socorristas vigilando las corrientes mientras los felices turistas se dedican a bucear y a practicar kayak en las aguas menos profundas. Se trata de una típica playa turística, rodeada de tentadores restaurantes, acogedores hoteles y bares que empiezan a animarse al ponerse el sol. En el amplio terreno que abarca el Bioparc Fuengirola descubrirás los hábitos de alimentación de los curiosos cocodrilos tomistomas, y podrás jugar con los inquietos lémures en las raíces de un árbol antiguo baobab. Disfruta también del espectáculo nocturno protagonizado por los animales de la noche y conoce de cerca a los tigres de Sumatra, sin jaulas que os separen.

Hoteles en Fuengirola

Los hoteles en Fuengirola se extienden a lo largo de sus seductoras arenas, recorriendo la dorada playa desde las murallas del castillo Sohail hasta las suaves arenas de Torreblanca en el este. Los hay para todo tipo de viajeros y para todos los bolsillos: ofrecen desde habitaciones de lujo con unas amplias vistas sobre las brillantes aguas del mar y hacia las rocas que descuellan sobre el horizonte urbano, hasta modestas moradas cuyas habitaciones son más pequeñas pero te permiten alojarte en cualquier caso a poca distancia de la impresionante playa. La mayoría de los hoteles en Fuengirola ofrecen desayuno gratuito, independientemente de la categoría, y a menudo deleitan a sus huéspedes con unas fabulosas vistas al mar.

Dónde dormir en Fuengirola

Fuengirola es una típica ciudad turística, pero su ubicación en la ladera de una montaña le da un atractivo especial. Sus estrechas calles cercanas a la costa están atestadas de hoteles, terrazas de restaurantes con toldos y bares étnicos que abren sus puertas por la mañana temprano y permanecen abiertos hasta bien entrada la noche. Lejos de la zona turística, las empinadas calles suben a otros barrios situados en la ladera, con hoteles de lujo que pueden presumir de excelentes vistas de la bahía. En lo alto de la sierra, el pequeño pueblo de Mijas goza de una ubicación muy particular en las empinadas cuestas pobladas de olivares y viñedos. Sus bonitas casas blancas se extienden alrededor de la colina, ofreciendo amplias vistas a través de los valles.

Cómo llegar a Fuengirola

El aeropuerto de Málaga proporciona a los viajeros una buena conexión con Fuengirola: un trayecto de 48 minutos en tren te llevará a la estación de Renfe de la animada localidad costera. También hay un servicio de autobús que lleva del aeropuerto a Fuengirola; aunque es bastante más lento que el tren, puede ser una opción interesante para los que quieran disfrutar de las fabulosas vistas desde los puertos de montaña y las carreteras costeras. Una vez en Fuengirola, la mejor forma de moverse es a pie. Casi todo está a una manzana o dos de la bonita playa; si necesitas llegar más lejos, lo más cómodo son los taxis.