Hoteles en Cuenca

Buscar hoteles en Cuenca

  • Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones
  • Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones
  • Precio garantizado

Explorar Cuenca

Descubre Cuenca

Cuenca, la tercera ciudad más grande de Ecuador, seduce a viajeros de todo el planeta con una riqueza cultural que emerge de la mezcla de su pasado cañarí, inca y de la influencia española. No es casualidad, pues, que Cuenca haya sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad. Su centro histórico está repleto de edificios de estilo colonial, y la cordillera andina ejerce de increíble telón de fondo de una ciudad donde confluyen hasta cuatro ríos.

Hoteles en Cuenca

Sea cual sea tu presupuesto, en Cuenca encontrarás el hotel que más se ajuste a tus necesidades. La ciudad cuenta con hostales para mochileros que ofrecen las comodidades más básicas para tu estancia, y también dispone de hoteles con encanto donde disfrutar de una escapada especial. Asimismo, los viajeros más exigentes podrán alojarse en hoteles de lujo con spa, gimnasio y todo tipo de comodidades en sus instalaciones. La mayoría de establecimientos ofrecen un amplio abanico de servicios para que te sientas como en casa, así que elige la opción que más te convenza y disfruta de la estancia.

Dónde alojarse

Cuenca es una ciudad relativamente pequeña, por lo que, te alojes donde te alojes, no estarás muy lejos del centro. Una de las opciones predilectas de los visitantes es la zona de La Merced. Este barrio resulta ideal para los grupos de amigos, pues concentra la mayor cantidad de hoteles baratos en Cuenca. Si viajas en familia, quizá te interesen los establecimientos de los alrededores de la calle Luis Cordero, con más comodidades y muy céntricos. Las parejas se enamorarán de los pequeños hoteles con encanto como los que hay en la zona de La Suelería.

Qué ver en Cuenca

La mejor manera de conocer Cuenca es recorriendo el centro histórico de la ciudad, lleno de edificios singulares de estilo colonial. Toma el parque Calderón como punto de partida, donde destacan sus dos catedrales: la iglesia del Sagrario, la catedral antigua de Cuenca, y la catedral de la Inmaculada Concepción, construida entre los siglos XIX y XX. También puedes descubrir el pasado de la ciudad en los yacimientos arqueológicos de Pumapungo y de Todos los Santos, testigos de las tres ocupaciones más relevantes de la zona. Para adentrarte en el carácter de los ciudadanos de Cuenca, no te pierdas la ruta por los mercados. El Parque Nacional del Cajas es otra visita ineludible: un auténtico paraíso con una extensa gama de tonalidades verdes en el que destacan el mirador de Avilahuayco y la loma de Tres Cruces, donde se separan las aguas que van hacia el Amazonas y el Pacífico.

Cómo llegar a Cuenca

Cuando viajes a Cuenca, ten en cuenta que el Aeropuerto Mariscal Lamar está situado en el núcleo urbano y dispone de vuelos domésticos que conectan la localidad con Quito y Guayaquil, las dos principales ciudades de Ecuador. Ambas opciones ofrecen vuelos internacionales desde el Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo, en Guayaquil, o desde el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, el nuevo aeropuerto de Quito. Si te apetece disfrutar a tu ritmo de los espectaculares paisajes de Ecuador, puedes alquilar un coche o consultar las rutas de autobuses. Una vez en Cuenca, puedes desplazarte en autobús, a pie o en taxi.