Hoteles en Bad Hindelang

Buscar hoteles en Bad Hindelang

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

Oferta del día

Ver las ofertas en Bad Hindelang

Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones

Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones

Precio garantizado

Explorar Bad Hindelang

Las fuentes de azufre de Bad Hindelang atrajeron a los primeros turistas a la localidad en el siglo XIX, y hoy en día aún se puede disfrutar de las aguas cálidas y tranquilas que desembocan en los exclusivos spas medicinales de la zona. Sin embargo, en los meses de invierno, la atracción principal son los nevados Alpes que rodean la localidad, con numerosos teleféricos que llevan a los esquiadores y a los aficionados al snowboard a las relucientes cumbres. En los meses más cálidos, el verde es el color imperante, al cubrirse las colinas de prados y de coloridas flores silvestres.

Qué ver en Bad Hindelang



Desde Bad Hindelang se puede acceder a varias estaciones de esquí, lo que atrae a esquiadores de todos los niveles y a muchas familias. Normalmente, la nieve cae en abundancia, y la temporada empieza justo antes de Navidad y acaba sobre el mes de abril. Bad Hindelang ha invertido en renovar sus instalaciones de esquí, por lo que cuenta con telesillas modernos y más rápidos en los que no hay que hacer tanta cola. También hay instalaciones como el snowpark, que ofrece un divertido entorno para que pongas a prueba tus habilidades con el snowboard, y un parque acuático con saunas y piscinas que recibe el agua directamente de las cálidas termas de la montaña. Si te apetece pasear, las cataratas Schleier son muy pintorescas, con el agua que cae sobre las rocas llenas de musgo, y zonas congeladas en los días más fríos. También hay muchos edificios históricos en las cercanías, como la imponente iglesia de San Nicolás, del siglo XIII, con sus grandes arcos y sus intrincadas pinturas.

Hoteles en Bad Hindelang



En Bad Hindelang hay una pequeña pero práctica selección de hoteles, muchos de los cuales son los tradicionales alojamientos de tipo cabaña, con acceso directo a la pista, almacenamiento de esquís y saunas. Algunos hoteles ofrecen el desayuno incluido y tienen restaurantes en sus instalaciones en los que se sirven cenas; otros servicios incluyen la reserva de excursiones y billetes, jardines y servicio de habitaciones. Puedes escoger entre varios tamaños de habitación o apartamentos, algunos de los cuales también tienen sofás cama o camas plegables para quienes viajan en grupo. En ellos también encontrarás numerosos servicios que te harán más agradable la estancia, como cajas fuertes, secadores de pelo, conexión wifi gratuita y balcones o terrazas.

Dónde dormir en Bad Hindelang



Bad Hindelang es una localidad histórica bien conservada, con iglesias antiguas, un molino de agua y todo tipo de características tradicionales. Hay una amplia variedad de restaurantes de gastronomía bávara que sirven una deliciosa selección de carnes y quesos, muchos de ellos producidos localmente y recién hechos. También encontrarás muchos pubs de estilo alemán, con una enorme variedad de cervezas para escoger que podrás degustar después de esquiar; las agradables estancias con paneles de madera te ayudarán a entrar en calor. En las calles adoquinadas de Bad Hindelang es muy habitual encontrar mercadillos, y el mercado de Navidad hará un despliegue de toda la tradición navideña alemana, con gente disfrazada, muchos desfiles y puestos de venta de dulces y bebidas calientes. Durante los meses más cálidos del año, la zona luce colinas verdes y en ella se respira el fresco aire de las montañas; muchos turistas la visitan en esa época para ir a un spa o hacer senderismo.

Cómo llegar a Bad Hindelang



El aeropuerto de Friedrichshafen tiene vuelos regulares procedentes de las principales ciudades europeas; desde ahí a Bad Hindelang solo lleva hora y media en coche o taxi. La estación de tren de Oberstdorf también es un punto de llegada popular a esta zona, con trenes procedentes de Múnich y Zúrich, y solo está a una hora de Bad Hindelang en autobús urbano. Otra opción es llegar al aeropuerto de Múnich y tomar uno de los numerosos servicios privados de transporte; durante la temporada de esquí, hay autocares y minibuses adicionales que van a Bad Hindelang.