Hoteles en Huesca

Buscar hoteles en Huesca

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

  • Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones
  • Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones
  • Precio garantizado

Explorar Huesca

Descubre Huesca

Paseando por las calles de Huesca o por cualquiera de sus muchos parques, el viajero va conociendo esta ciudad acogedora, dinámica y moderna a pesar de sus más de 2000 años de antigüedad. El rico patrimonio histórico-monumental de Huesca halla su contrapunto en imponentes construcciones contemporáneas, como el Palacio de Congresos y el Centro de Arte y Naturaleza, obra del prestigioso Rafael Moneo. De ahí, que podamos decir que Huesca es una ciudad antigua bien enraizada en el presente.

Hoteles en Huesca

El turismo en Huesca ya no se limita al tradicional turismo cultural y de esquí, sino que en los últimos años se ha experimentado un auge en el turismo de aventura y naturaleza, el familiar, el gastronómico y el de reuniones. La red de hoteles en Huesca es un fiel reflejo de ello. En la ciudad, encontrarás desde hoteles de tres y cuatro estrellas con spa, piscina, gimnasio, aparcamiento, restaurante, etc., hasta alojamientos más modestos pero tan bien valorados por los clientes como los primeros. En los alrededores de la ciudad, puedes encontrar alojamientos rurales y hoteles con encanto.

Dónde alojarse en Huesca

Huesca es una ciudad que se puede recorrer a pie porque las distancias son manejables y sus calles son seguras, de modo que la ubicación del alojamiento no debería ser un problema. Filtra la búsqueda por presupuesto y servicios para encontrar las mejores ofertas de hoteles en Huesca. Puedes optar por las ventajas de un hotel céntrico, como la proximidad a los monumentos y la gran oferta de restaurantes y bares. O si prefieres hoteles más grandes, piscina o facilidad de aparcamiento, encuentra una buena oferta a las afueras.

Qué ver en Huesca

Para definir brevemente Huesca, nos valdremos de un emblema, un color y una fecha. Vayamos poco a poco. El emblema de esta ciudad podría ser la catedral de Santa María de Huesca y, en los claustros de esta, el Museo Diocesano, con su valiosa colección de arte sacro. No te pierdas, muy cerca de aquí, la iglesia de San Pedro el Viejo (s. XII); la Casa Consistorial, de estilo renacentista, y el Palacio de los Reyes de Aragón, sede del Museo Provincial. El color debería ser el verde, por la cantidad de áreas verdes que salpican toda la ciudad (¡450, ni más ni menos!) y el color de la pañoleta que usan los oscenses en fiestas. La fecha es el 9 de agosto, el comienzo de las fiestas de San Lorenzo. Durante unos días, la ciudad se inundará de albahaca y se podrá ver marchar a los danzantes.

Cómo llegar a Huesca

Puedes llegar a Huesca en coche por la autovía A-23 desde Zaragoza y se espera que en poco tiempo esté terminada la autovía A-22 que conecta Huesca con Lérida. La ventaja de llegar en coche es que puedes conocer otros lugares de interés aprovechando el excelente estado de la red de carreteras secundarias. Por otro lado, el AVE ha reducido mucho las distancias en tren con Zaragoza y Madrid. El trayecto Madrid-Huesca dura dos horas y media. Si prefieres el avión, el aeropuerto Huesca-Pirineos está a solo cinco kilómetros del centro y el aeropuerto de Zaragoza, a 80 kilómetros.