Hoteles en Sankt Anton am Arlberg

Buscar hoteles en Sankt Anton am Arlberg

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

Oferta del día

desde141€
Ver las ofertas en Sankt Anton am Arlberg

Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones

Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones

Precio garantizado

Explorar Sankt Anton am Arlberg

Hoteles en Sankt Anton am Arlberg

Considerada desde hace tiempo como una de las mejores estaciones de esquí de los Alpes, Sankt Anton am Arlberg es una de las zonas con mayores nevadas de Europa, que cubren las montañas circundantes con gruesa nieve en polvo. Hay un rápido sistema de telesillas en el que casi no hay que hacer cola, así que podrás pasar mucho tiempo esquiando; después, podrás disfrutar de la fiesta en los alegres locales y los animados bares, que abren a última hora de la tarde. Con una mezcla de edificios tradicionales más antiguos y complejos turísticos de lujo más modernos, el encanto de la localidad atrae a esquiadores avezados y a familias.

Qué ver

Con una temporada de invierno relativamente larga, que por lo general va de principios de diciembre a finales de abril, Sankt Anton am Arlberg atrae a muchos esquiadores de nivel intermedio y avanzado, aunque también hay algunas zonas para principiantes. El complejo turístico cuenta con 94 telesillas y teleféricos, y más de 200 km de pistas, así que no da la sensación de estar abarrotado siquiera en temporada alta. Galzig es una de las pistas más populares, con 2185 metros de suaves pistas a las que llegarás en modernos y relucientes teleféricos. Los que busquen algo más de emoción pueden optar por la pista Valluga, que tiene un restaurante panorámico a 2650 metros de altitud; allí puedes aventurarte en rutas más salvajes pero bien vigiladas. Sankt Anton am Arlberg también cuenta con famosísimas rutas para hacer esquí fuera de pista, que solo es para los más avanzados, e instalaciones para hacer snowboard, deslizarse en trineo, hacer esquí a campo traviesa y curling. Fuera de temporada, sigue siendo un destino animado y popular, ya que las montañas sin nieve son ideales para la escalada. En verano también hay numerosas actividades, como los paseos en trineo tirado por caballos, pistas de tenis, squash y parapente para los más aventureros.

Hoteles en Sankt Anton am Arlberg

Al ser un destino popular entre los más adinerados, los alojamientos son de gama alta para satisfacer los gustos más exquisitos, así que tendrás un amplio surtido de hoteles de lujo en Sankt Anton am Arlberg. En ellos encontrarás un agradable ambiente en el que relajarte tras un día en la nieve, con servicios hoteleros como spas, piscinas cubiertas, almacenamiento de esquís, bares y muchos sitios para comer. Después de cenar y de tomarte unas copas junto a la chimenea, puedes dirigirte a tu habitación, que tendrá numerosas comodidades que harán agradable tu estancia. Con extras como albornoces, minibares, cajas fuertes, televisores de pantalla plana y artículos de tocador gratuitos, es fácil desconectar y descansar para el siguiente día del viaje.

Dónde alojarte

La localidad de Sankt Anton am Arlberg se encuentra en el centro de los Alpes, con numerosos y pintorescos edificios tradicionales de madera junto a hoteles modernos. Hay restaurantes de lujo justo en la montaña, así como lugares agradables y tradicionales en el centro, donde puedes disfrutar de la contundente gastronomía tirolesa y degustar una cerveza de elaboración local. La localidad es famosa por su animada vida nocturna, y a menudo verás a los más jóvenes irse de marcha con las botas de esquí aún puestas. Sin embargo, también hay opciones más tranquilas, como los sofisticados bares donde sirven cócteles y vino para quienes quieren ahorrar energías para esquiar. Sankt Anton am Arlberg tiene algunas calles comerciales, con edificios de madera y techos puntiagudos donde podrás comprar equipos de esquí y artículos prácticos.

Cómo llegar a Sankt Anton am Arlberg

El aeropuerto de Innsbruck está a solo una hora en coche desde la localidad, y en la terminal encontrarás coches de alquiler, taxis y servicios de transporte. Hay varios vuelos al día provenientes de las principales ciudades europeas, y desde el aeropuerto puedes tomar un autobús al centro de Innsbruck y después hacer transbordo a un servicio directo a Sankt Anton am Arlberg. Innsbruck también tiene un servicio de trenes regular proveniente a diario de Múnich, por lo que es fácil llegar desde Europa continental; también hay muchas excursiones de esquí privadas que llevan a turistas a la localidad durante la temporada de nieve.