Hoteles en Mâcot-la-Plagne

Buscar hoteles en Mâcot-la-Plagne

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

Oferta del día

Ver las 144 ofertas en Mâcot-la-Plagne

Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones

Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones

Precio garantizado

Explorar Mâcot-la-Plagne

Hoteles en Macot-la-Plagne

Vive una auténtica escapada de relax en un pueblecito alpino donde podrás endulzar tus días gracias a la sidra hecha con manzanas 'Red Delicious' de Macot-la-Plagne. Las pistas de esquí de La Plagne Ski Area se encuentran en las afueras de la aldea, haciendo Macot-la-Plagne el destino ideal para aquellos que quieran perfeccionar sus habilidades en uno de los principales centros de esquí de Europa, donde los más expertos también podrán pasar grandes momentos deslizándose por sus pistas.

Qué ver

La Plagne es una estación de esquí de ensueño, sobre todo para los esquiadores más inexpertos y los que ya comienzan a coger confianza, gracias a sus 140 kilómetros de pistas de nieve polvo. Estas pistas están rodeadas de árboles y tienen el ancho perfecto para practicar tu deporte favorito con total seguridad. El teleférico Vanoise Express, que cuenta con dos pisos y tiene un estilo futurista, te permitirá llegar a Les Arcs Ski Area en sólo 5 minutos, con pistas más desafiantes que harán de los descensos una experiencia inolvidable para los esquiadores más aventureros. Con la subida de las temperaturas en primavera el blanco brillante de la nieve da paso al verde de los profundos bosques de la zona. Esta área es altamente recomendable para los amantes del ciclismo de montaña gracias a sus senderos técnicos. Además, en La Plagne existe una pista olímpica de bobsleigh que vale la pena visitar.

Hoteles en Macot-la-Plagne

Existen hoteles en de varios tipos según el gusto del visitante. En la zona se reparten desde alojamientos alpinos pintorescos hasta chalets con bonitos tejados cubiertos de blanca nieve con servicios de spa, perfectos para los que quieran relajarse después de un día duro recorriendo las montañas. Deja que las burbujas de un acogedor jacuzzi hagan su trabajo o túmbate en una cómoda cama a leer un buen libro, navegar por Internet o ver una película romántica antes cuando caiga el sol. La oferta gastronómica de los hoteles también es recomendable ya que te permitirá degustar algunos de los mejores platos de la cocina francesa.

Dónde alojarse

Macot-la-Plagne es un pequeño pueblo salpicado de bonitos y románticos edificios de madera con calles salpicados de manzanos. Si tu viaje tiene como meta practicar el esquí, Belle Plagne es el lugar al que te deberías dirigir ya que se trata de un atractivo centro turístico con un grosor de nieve envidiable durante la temporada de invierno. Se encuentra a unos imponentes 2.050 metros de altura sobre el nivel del mar y muchos de los alojamientos disponen de acceso directo a las pistas para que tu viaje de esquí sea tan cómodo como inolvidable.

Cómo llegar a Macot-la-Plagne

Una de las maneras más románticas y curiosas para llegar a esta localidad es relajándose en un tren cama hasta Aime directamente desde la capital francesa. Si lo que quieres es llegar en avión, existen cuatro aeropuertos relativamente cercanos: Lyon, Grenoble, Chambéry y Ginebra. Tanto el Aeropuerto Internacional de Lyon como el Aeropuerto Internacional de Ginebra ofrecen mayor flexibilidad gracias a su amplia oferta de vuelos desde las principales ciudades europeas. Empresas como Altibus y Alpski llevan a cabo servicios de traslado desde el aeropuerto, de manera que no es absolutamente necesario alquilar un coche para disfrutar de unos días en Macot-la-Plagne.