Hoteles en Chevigny-Saint-Sauveur

Buscar hoteles en Chevigny-Saint-Sauveur

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones

Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones

Precio garantizado

Explorar Chevigny-Saint-Sauveur

Hoteles en Luz-Saint-Sauveur

Aislado en un verde valle flanqueado por picos nevados, Luz-Saint-Sauveur parece un mundo aparte alejado de todo pese a estar a sólo media hora de Lourdes. Esta histórica ciudad ofrece todos los encantos de una pequeña comunidad francesa y está situada muy cerca de los Hautes-Pyrénées. Aquí abundan las actividades al aire libre: senderismo y ciclismo de montaña en verano, y esquí en las pistas de Luz Ardiden en invierno. Otros lugares interesantes son Vignemale, la cumbre más alta de los Pirineos franceses, y el impresionante Circo de Gavarnie.

Qué ver

El tesoro histórico más importante de la ciudad es la Iglesia de los Templarios, que data del siglo XII. Rodeado por imponentes murallas fortificadas, este edificio de piedra sirvió como refugio de la ciudad durante las incursiones de los bandidos. Pont Napoléon es otro lugar histórico que no te puedes perder si visitas la localidad. Terminado en 1863, este robusto puente ofrece unas vistas sensacionales ya que cruza a 63 metros de altura el profundo cañón formado por la corriente del Gave de Gavarnie. A menos de una hora en coche al sur de la ciudad, Cirque de Gavarnie es uno de los parajes más ilustres de todos los Hautes-Pyrenees, un “coliseo de la naturaleza" de 800 metros formado originalmente por enormes glaciares. Si eres amante de la naturaleza también te sorprenderá la Reserva Natural de Néouvielle. Con sus paisajes graníticos y lagos de color zafiro, este atractivo paisaje de montaña tiene una variedad única de flora y fauna.

Hoteles en Luz-Saint-Sauveur

Desde pequeños hostales locales hasta románticas cabañas de alquiler, pasando por amplios apartamentos familiares o elegantes alojamientos, encontrar un hotel en resulta fácil para turistas de gustos y presupuestos variados. Los más grandes incluyen comodidades como piscinas, bañeras de hidromasaje y baños de vapor, y la mayoría disponen además de restaurante. Buena parte de las habitaciones tienen excelentes vistas y cuentan con todo lo necesario para que te sientas como en casa, como televisiones con canales digitales y conexión a internet. Si llegas en coche algunos alojamientos tienen parking a disposición de los clientes. Además, varios ofrecen servicio de guardaesquís.

Dónde alojarse

Elegir un hotel en el centro de Luz-Saint-Sauveur te permitirá tener a mano todo lo que necesitas para hacer turismo mientras contemplas edificios antiguos con tejados de pizarra y paseas por calles empedradas, todo ello con las montañas nevadas de fondo. Aquí podrás disfrutar de la deliciosa comida local en alguno de sus restaurantes, comprar embutidos y quesos de calidad en tiendas tradicionales, o rebuscar en el mercadillo de los lunes para encontrar algún tesoro. Si buscas relax, en los baños termales de la ciudad lo encontrarás, ya que ofrecen un sinfín de tratamientos. Los autobuses locales conectan con las localidades vecinas y un servicio de transporte privado llega hasta la cercana estación de esquí de Luz Ardiden.

Cómo llegar a Luz-Saint-Sauveur

El pequeño aeropuerto de Tarbes-Lourdes-Pyrénées es la terminal internacional más cercana a la ciudad, a 43 kilometros hacia el norte. Tiene varios vuelos a diferentes ciudades europeas, sobre todo en invierno. Una vez aterrices, puedes alquilar un coche y conducir hasta tu destino o bien contratar un transporte privado. También existe la posibilidad de utilizar los autobuses públicos. El servicio de autobús Maligne tiene conexiones cada media hora entre el aeropuerto y Luz-Saint-Sauveur, mientras que la red de autobús SNCF opera un servicio desde Lourdes. Esta última red ofrece conexiones a otros lugares que vale la pena visitar, por lo que el coche no es imprescindible.