Hoteles y alojamiento en San Petersburgo

Buscar hoteles en San Petersburgo

  • Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones
  • Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones
  • Precio garantizado

Explorar San Petersburgo

Descubre San Petersburgo

La segunda ciudad de Rusia, antaño su capital imperial, no solo destaca por su carácter cosmopolita, sino que también es sinónimo de elegancia y grandeza. Los distritos centrales se encuentran en perfecto estado de conservación, y a los viajeros les encantan sus mansiones de estilo italiano, los espléndidos palacios y sus imponentes lugares de culto. Gracias a sus canales y al río Nevá, que atraviesa la ciudad, muchos la conocen como "la Venecia del Norte". No en vano, al igual que su homóloga italiana, San Petersburgo es un centro nacional de museos y arte, con más de 200 espacios en los que se exhiben desde instrumentos musicales y muestras de historia antigua hasta arte abstracto.

Hoteles en San Petersburgo

Los hoteles de San Petersburgo cubren una amplia gama de alojamientos, desde suites majestuosas en hoteles de cinco estrellas hasta establecimientos a precios muy asequibles. Los hoteles de lujo de San Petersburgo suelen estar ubicados en exuberantes palacios de la era imperial y, entre otros servicios, cuentan con spas completos, restaurantes exquisitos y muebles antiguos que destacan por su opulencia. Los hoteles económicos de San Petersburgo acostumbran a tener pequeños detalles con sus huéspedes, como wifi o servicio de transporte entre el establecimiento y el aeropuerto. Además, que sean económicos no implica que no se encuentren en una buena ubicación. Dado que muchos de ellos están en edificios antiguos, es posible que los hoteles más económicos no dispongan de ascensor.

Dónde alojarse

El elegante distrito de la avenida Nevski tiene fama de ser la zona más ostentosa de San Petersburgo. Aquí encontrarás muchos de los hoteles más sofisticados de la ciudad, rodeados de restaurantes gourmet y tiendas exclusivas, y bien cerca de atractivos turísticos como el Museo del Ermitage y el Jardín de Verano. Al noreste hallarás la isla Vasílievski, una zona ideal para disfrutar del ocio nocturno y que presume de contar con numerosos museos y lugares de culto religioso. La vecina Petrogradskaya Storoná puede ser una buena opción para las familias por sus jardines botánicos, el famoso zoológico de San Petersburgo y la emblemática fortaleza de San Pedro y San Pablo.

Qué ver en San Petersburgo

El Museo del Ermitage, formado por seis edificios históricos entre los que se incluye el Palacio Imperial de Invierno, alberga una vasta colección de obras de arte y antigüedades. Con más de tres millones de objetos en su colección, desde utensilios prehistóricos hasta cuadros de Picasso, se trata de uno de los museos más grandes del mundo. Cruzando el río Nevá se encuentra la fortaleza de San Pedro y San Pablo, o lo que es lo mismo, la ciudadela original de San Petersburgo. La aguja dorada de su catedral puede verse a kilómetros de distancia. La ausencia de rascacielos en el centro de San Petersburgo hace que los palacios y los edificios religiosos presidan las vistas. Junto a la aguja de San Pedro y San Pablo, el otro elemento que destaca en el horizonte es la gran cúpula dorada de la catedral de San Isaac. Muy cerca encontrarás la emblemática estatua del Caballero de Bronce, uno de los monumentos más distintivos de la ciudad. Si quieres disfrutar de las espectaculares vistas, dirígete a Strelka, un promontorio poblado de hierba en la isla Vasílievski.

Cómo llegar a San Petersburgo

La mayoría de los viajeros vuelan hasta el Aeropuerto Internacional Púlkovo, el más importante de la zona. Desde el aeropuerto, puedes llegar al centro de San Petersburgo en autobús, metro o taxi. También hay muchas personas que llegan a San Petersburgo con cruceros que zarpan de puertos como el de Helsinki o Tallin. La terminal principal de ferris se encuentra en el extremo oeste de la isla Vasílievski. Una vez en San Petersburgo, lo más sencillo es moverse en metro. Se trata de un sistema barato y eficiente, y muchos de los que visitan la ciudad por primera vez se quedan maravillados con el esplendor de sus estaciones.

Guías de viaje de San Petersburgo