Hoteles en Avoriaz

Buscar hoteles en Avoriaz

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

Oferta del día

Ver las 70 ofertas en Avoriaz

Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones

Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones

Precio garantizado

Explorar Avoriaz

Hoteles en Avoriaz

Elige entre un animado pueblo erigido en la cima de una montaña espectacular o una atractiva localidad comercial con pendientes perfectas para los principiantes: se trata de los complejos turísticos de invierno de Avoriaz y Morzine. No podrás evitar enamorarte de los paisajes invernales de ensueño que podrás contemplar en estos complejos conectados: imagínate tomando un café mientras observas cómo los caballos se abren paso por la nieve tirando de esquiadores de cara rojiza. Estos complejos turísticos forman parte del gigantesco dominio esquiable de Portes du Soleil y permiten acceder al segundo paraíso del esquí más grande del mundo; con 14 valles con pistas disponibles, podrás disfrutar al máximo de este deporte.

Qué ver

Cuando descubras las vistas de la escarpada cima del Mont Blanc y la superficie centelleante del lago de Ginebra desde el telesilla de Chamossière, no tendrás dudas: te encuentras en uno de los mejores entornos alpinos para la práctica del esquí. Siente la emoción al descender hacia Avoriaz por pistas recién preparadas o realiza suaves formas de S con tu tabla de snowboard. Con más de 650 kilómetros de pistas, la relativamente escasa altitud de Morzine y sus pistas resguardadas, Portes du Soleil ofrece experiencias de esquí para todo el mundo, que resultan ideales, asimismo, para los que apenas están empezando. Si acudes a una escuela de esquí, dejarás de ser un pato que resbala en el hielo para convertirte en un irreconocible veterano de la nieve en cuestión de pocos días. En verano, pasea por los senderos de la zona para observar cómo las flores silvestres sacan a relucir sus pétalos brillantes entre campos del verde más puro, y aprovecha para seguir itinerarios que tratan de mantener el equilibrio en las espectaculares crestas del lugar. No te olvides de hacer una parada en el lago de Montriond, un escenario ideal para un picnic. Túmbate en la hierba y deja que la pureza del agua del lago te deslumbre al reflejar las circundantes montañas repletas de abetos.

Hoteles en Avoriaz

Los hoteles luminosos, cálidos y llenos de color de Avoriaz y Morzine ofrecen unas vistas espectaculares de las franjas de nieve que cubren el valle, además de constituir el entorno ideal para descansar después de un duro día de esquí. Sumérgete en un baño interminable o mímate con las burbujas de una lujosa bañera de hidromasaje; más tarde, deléitate con un plato de cordero condimentado con hierbas en el restaurante del hotel u opta por abrir unas botellas de cerveza helada en el bar. Podrás elegir entre los chalets de madera de la parte inferior del complejo, cubiertos con pizarra de Morzine, o los modernos y elegantes apartamentos de Avoriaz, donde podrás cocinar en las áreas dispuestas a tal efecto. En la habitación te esperan wifi gratuita, televisores de pantalla plana y utensilios para preparar té y café.

Dónde alojarte

No importa si eliges la altitud de Avoriaz o el encanto comercial de Morzine: te alojes donde te alojes, podrás esquiar y disfrutar de la vida nocturna a tu ritmo. Pasar la Navidad en Morzine es una experiencia inolvidable: las linternas voladoras parpadean en la oscuridad, y los fuegos artificiales iluminan los árboles de Navidad cubiertos de nieve. Sin embargo, algo más arriba también pasan muchas cosas: siente el crujir de la nieve bajo tus pies mientras bailas al ritmo de DJ en los bares de Avoriaz. Nieve y música siempre han sido una combinación ganadora: visitar la zona durante el festival Rock the Pistes, que se celebra en marzo, es una gran opción, ya que las montañas parecen dejarse llevar por el sonido de los conciertos en directo.

Cómo llegar a Avoriaz

Tu aventura alpina está más cerca de lo que crees: puedes llegar a la zona fácilmente desde cualquier parte de Europa. Ginebra es el aeropuerto que resulta más cómodo, y puedes concertar transporte desde este punto de llegada o bien alquilar un coche y desafiar las carreteras nevadas en persona: si el tiempo es bueno, el trayecto puede ser de tan solo una hora. Otra opción es la estación de tren de Thono-les-Bains, donde llegan trenes TGV justo cuatro horas después de haber salido de París.