Hoteles y alojamiento en Volgogrado

Buscar hoteles en Volgogrado

Hoteles.com™ Rewards

Acumula 10 noches y consigue 1 noche gratis

Busca nuestros precios secretos en hoteles seleccionados

  • Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones
  • Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones
  • Precio garantizado

Explorar Volgogrado

Introducción a Volgogrado

Con su anterior nombre, Stalingrado, esta ciudad industrial a orillas del Volga se convirtió en el símbolo de uno de los conflictos más sangrientos y decisivos del siglo XX, y muchas de sus atracciones giran en torno a su papel en la Segunda Guerra Mundial. Dado que su destrucción fue casi total durante este episodio histórico, Volgogrado se reconstruyó como “ciudad heroica”, y la grandeza de buena parte de su arquitectura refleja el desbordante orgullo nacional ante la extraordinaria victoria de los soviéticos.

Hoteles en Volgogrado

La oferta de Volgogrado es extremadamente variada, desde opciones básicas y baratas hasta magníficas suites en hoteles de lujo. El alojamiento de Volgogrado suele incluir wifi gratis y, a veces, también aparcamiento. Con frecuencia, los establecimientos de lujo forman parte de cadenas internacionales importantes y disponen de spas, bares y restaurantes, además de salones de conferencias para los viajeros de negocios. Los más exclusivos añaden servicios e instalaciones como gimnasios completos y piscinas. Por su parte, las opciones más baratas suelen ser bastante básicas, con habitaciones funcionales que ofrecen los servicios indispensables. En la gama media encontrarás hoteles que suelen tener restaurantes sencillos y a veces ofrecen desayuno gratis.

Las mejores zonas para alojarse en Volgogrado

La mayoría de los hoteles están situados en el barrio de Tsentralny, junto a las principales atracciones de la ciudad. Los más exclusivos se agrupan en torno a la estación de trenes y a los parques y plazas situados en los alrededores. Volgogrado cuenta con un buen número de alojamientos económicos, pero normalmente están algo más alejados del centro, como ocurre en los barrios más residenciales de Voroshilovsky o Dzerzhinsky. También encontrarás hoteles hacia el oeste, cerca del aeropuerto, lo cual puede resultar práctico para aquellos viajeros que lleguen o salgan en los primeros o últimos vuelos del día.

Lugares de interés en Volgogrado

Uno de los puntos más altos de la ciudad, la colina de Mamáyev Kurgán, se perdió y se recuperó muchas veces durante la batalla de Stalingrado, en la Segunda Guerra Mundial, durante la cual las fuerzas soviéticas lograron detener el avance de Hitler a costa de muchísimas vidas humanas. Después de la guerra, Mamáyev Kurgán se convirtió en un gigantesco monumento bélico con cementerios, jardines, una iglesia y un panteón con miles de nombres grabados. Su elemento más destacado es una elevada estatua de 85 metros de altura de la Madre Rusia sosteniendo una espada. Otros lugares relacionados con la guerra incluyen el Museo Panorama de la Batalla de Stalingrado, que acoge un rifle que perteneció al famoso francotirador Vassily Zaytsev, cuya historia se relata en la película Enemigo a las puertas. Aparte de su historia bélica, el pasado de Volgogrado también está vinculado al del río Volga, y el Museo del Canal de Volga-Don abre las puertas a la historia del transporte fluvial de la zona. El propio canal, con su gran arco blanco de entrada, es un lugar impresionante.

Cómo llegar a Volgogrado

Volgogrado cuenta con su propio aeropuerto internacional y, aunque los servicios internacionales son bastante limitados, encontrarás un buen abanico de vuelos nacionales. Se encuentra a unos 16 kilómetros del centro de la ciudad, donde puedes llegar con un servicio de autobús que sale desde allí. Muchos viajeros optan por llegar en tren hasta la estación de Volgogrado, con buenas conexiones a ciudades como Moscú y San Petersburgo. La ciudad es también parada de varios cruceros fluviales que surcan las aguas del Volga en los meses estivales. Y para moverte por el núcleo urbano, tienes autobuses, tranvías y trolebuses, además de un tren ligero con tramos subterráneos.