Hoteles y alojamiento en Samara

Buscar hoteles en Samara

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

  • Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones
  • Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones
  • Precio garantizado

Explorar Samara

Introducción a Samara

La capital regional de Samara se ubica junto al río Volga, cerca de los montes Zhigulí, y es célebre por la belleza y la atmósfera tranquila de su largo dique peatonalizado. La ciudad logró innovadores hitos en la industria aeroespacial durante la era soviética y, aunque sigue siendo un importante centro ingeniero e industrial, en la actualidad es igualmente famosa por su animada vida nocturna y la calidad de sus restaurantes. Samara también cuenta con numerosas galerías de arte y museos, que se centran sobre todo en la historia local del siglo XX.

Hoteles en Samara

Las opciones de alojamiento corresponden a las gamas media y baja, aunque también hay un número relativamente reducido de establecimientos más exclusivos. Los hoteles de Samara casi siempre ofrecen wifi gratis y una buena parte de ellos incluyen desayuno gratis y aparcamiento, independientemente de su gama. Los hoteles de lujo de Samara pertenecen, en su mayoría, a cadenas internacionales que acogen a viajeros de negocios, y suelen incluir piscinas, spas, bares y restaurantes. Algunos ofrecen gimnasio y transporte gratuito desde o hasta el aeropuerto. Por su parte, los establecimientos baratos a veces proporcionan servicios e instalaciones típicos de hoteles más caros, como baños privados, restaurantes o piscinas.

Las mejores zonas para alojarse en Samara

La mayor parte del alojamiento se concentra en el barrio de Leninsky. El tranquilo dique fluvial de la ciudad está situado en el centro y muchos de los hoteles se extienden por las calles aledañas. También encontrarás algunos alojamientos de gama media bastante buenos en torno a la estación de trenes Samara Passazhirskaya, con excelentes conexiones ferroviarias y a solo dos kilómetros y medio de distancia del río (media hora a pie). Algo más alejado, el barrio de Oktyabrsky es otra zona de hoteles con jardines botánicos y el zoológico de la ciudad. Un lugar de atmósfera joven y estudiantil gracias a la cercanía de la universidad.

Lugares de interés en Samara

Con cerca de cinco kilómetros de longitud, el dique que recorre el Volga es una larga zona peatonal con bellas vistas del río. Hasta aquí vienen los habitantes a nadar, montar en bici y relajarse. Si deseas visitar algún museo, hay varios en Samara que relatan la historia local del siglo XX. El más conocido es el búnker de Stalin. Aunque nunca se llegó a utilizar, este complejo a varios metros bajo tierra se diseñó para alojar al líder soviético en caso de que Moscú cayera durante la Segunda Guerra Mundial. De nuevo en tierra firme, no puedes perderte la contribución de la ciudad a la carrera espacial en el Museo Espacial de Samara, ni tampoco las exposiciones sobre la aviación y el espacio del Museo de Aviación y Astronáutica de Korolev. Por su parte, el Museo Alabin te permite hacer un viaje en el tiempo a través de los hallazgos de los yacimientos paleontológicos de la región. En la ciudad también encontrarás una gran oferta museística relacionada con el arte. El Museo de Arte de Samara es el más grande, con una impresionante colección especializada en obras rusas, y el Museo Moderno es un establecimiento pequeño con piezas art nouveau.

Cómo llegar a Samara

El Aeropuerto Internacional de Kurumoch ofrece una amplia variedad de conexiones nacionales y una selección más limitada de destinos internacionales. Se encuentra a unos 40 kilómetros de la ciudad y puedes llegar al centro desde allí en tren o taxi. La Estación de Samara también conecta con ciudades rusas importantes como Nizhni Nóvgorod, Moscú y San Petersburgo. Otros viajeros llegan a Samara en autobús nocturno o en cruceros por el Volga. Para moverte por la ciudad dispones de autobuses o trolebuses, taxis, tranvías y una red de metro subterráneo. Esta última es rápida pero limitada. La forma más popular y eficiente de desplazarse es el tranvía.