Hoteles y alojamiento en Kaliningrado

Buscar hoteles en Kaliningrado

¿Por qué utilizar Hoteles.com?

  • Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones
  • Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones
  • Precio garantizado

Explorar Kaliningrado

Introducción a Kaliningrado

La bulliciosa ciudad de Kaliningrado es la capital de un pequeño territorio ruso llamado Óblast de Kaliningrado, situado junto al mar Báltico, entre Lituania y Polonia. Kaliningrado fue, en su momento, una bella capital prusiana llamada Konigsberg, y está situada a orillas del vasto río Pregolia. Sufrió graves daños durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que la mayor parte de la arquitectura del centro de la ciudad es moderna. Aun así se conservan algunos edificios medievales, tanto originales como reconstruidos, como la catedral de Konigsberg y la Puerta de Brandenburgo.

Hoteles en Kaliningrado

La oferta de alojamiento de Kaliningrado abarca desde establecimientos exclusivos de cuatro estrellas hasta hoteles más económicos, aunque la mayoría de las opciones corresponden a una gama media. Suelen incluir servicios como wifi gratis y aparcamiento, y muchos de los hoteles ofrecen también desayuno gratuito. En los hoteles de lujo se puede disfrutar de spas con todos los servicios, piscinas y restaurantes. Los encontrarás sobre todo en edificios modernos y elegantes construidos con este propósito, pero también los hay en el interior de mansiones majestuosas de la época prusiana. Los hoteles baratos de Kaliningrado suelen proporcionar servicios e instalaciones comunes, como lavandería y cocinas. Estos establecimientos con descuento ofrecen habitaciones con dormitorios o baños compartidos.

Las mejores zonas para alojarse en Kaliningrado

La ciudad consta de tres barrios principales. En Moskovsky se encuentra la isla Kneiphof, en el río Pregolia, y es ideal para los viajeros que buscan estar cerca de la catedral de Konigsberg, una estructura restaurada que merece la pena visitar. El barrio de Tsentralny también está bien situado, justo al norte de Moskovsky y a poca distancia a pie de la mayoría de museos y monumentos de la ciudad. Por último, el barrio de Leningradsky se encuentra un poco más alejado hacia el noreste, pero aquí se encuentran las mejores opciones de alojamiento. Leningradsky se caracteriza por sus vistas del río, sus espacios verdes y su arquitectura de la era prusiana, sobre todo en la zona de Maraunenhof.

Lugares de interés en Kaliningrado

La catedral de Konigsberg está situada en la isla de Kneiphof. Aunque se construyó en el siglo XIV, fue necesario realizar amplios trabajos de reconstrucción después de la Segunda Guerra Mundial. Su interior acoge el Museo de Immanuel Kant, que homenajea la vida del famoso filósofo y residente de la ciudad. Tampoco puedes perderte la imponente Puerta de Brandenburgo, uno de los arcos neogóticos que han sobrevivido de la era prusiana. En lo que respecta a las construcciones más actuales, cabe mencionar la Casa de los Soviéticos, que ocupa el lugar del antiguo castillo de Konigsberg. Nunca se ha habitado y no está abierta al público, pero es un lugar de gran interés arquitectónico en el centro de la ciudad. Kaliningrado también cuenta con una buena oferta de museos y galerías de arte. El Museo de los Océanos del Mundo está situado en el interior de un antiguo buque de investigación y en un submarino, mientras que el Museo Regional del Ámbar de Kaliningrado celebra el prestigio de la zona como importante centro internacional de producción de esta resina fósil. La galería más importante es la Galería de Arte de Kaliningrado y está especializada en arte moderno y contemporáneo.

Cómo llegar a Kaliningrado

La ubicación un poco apartada de Óblast de Kaliningrado se traduce en que, para llegar hasta allí desde Rusia, debes cruzar al menos un estado europeo. La mayor parte de los viajeros internacionales suelen llegar al Aeropuerto de Jrabrovo, con conexiones en autobús o taxi al centro de la ciudad. La principal estación de trenes internacional es Kaliningrad-Passazhirsky, y también dispones de autobús y otras conexiones por tierra desde Rusia y algunos países europeos. Por su parte, el ferri conecta distintas ciudades rusas y europeas con el puerto de Baltisk, a aproximadamente una hora en coche de Kaliningrado. Ya en tu destino, podrás moverte por la ciudad en taxi, trolebús, tranvía y autobús. Muchos viajeros eligen la red de autobuses por su precio y fiabilidad.