Hoteles en Oporto

Buscar hoteles en Oporto

Descubre precios secretos en hoteles seleccionados

Estos precios no están disponibles para todo el mundo.

Oferta del día

desde98€65€
Ver las 555 ofertas en Oporto

Paga ahora o cuando llegues al hotel en la mayoría de habitaciones

Cancelación gratuita en la mayoría de las habitaciones

Precio garantizado

Explorar Oporto

Hoteles en Oporto

Oporto, ubicada a orillas del río Duero, es la segunda ciudad más importante de Portugal. Las maravillas arquitectónicas que pueblan su centro histórico han hecho que este haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Anímate a recorrer sus callejuelas y sentirás que viajas en el tiempo al encontrarte con una imponente catedral, elegantes palacios y hermosas capillas. También sentirás la modernidad de sus edificios más contemporáneos al visitar sus galerías y museos o al acercarte a sus boutiques de diseño.

Qué ver en Oporto

La catedral de Oporto es, sin duda, la que reina entre la infinidad de monumentos que siembran el centro de la ciudad. Verás que llama tu atención al instante. Esta presenta una amplia variedad de estilos arquitectónicos, lo cual da fe de la historia que ha marcado a esta ciudad. Camina por sus claustros góticos y maravíllate con sus columnas arqueadas y su bello rosetón. Fíjate en su fachada barroca y te fascinarán las hermosas esculturas griegas que la coronan. Anímate también a explorar los museos de arte de Oporto. Puedes comenzar por el museo nacional Soares dos Reis, donde verás obras de arte portuguesas con siglos de antigüedad, y finalizar en la galería de la fundación Serralves, donde se exponen colecciones de arte contemporáneo. A medida que avanza la tarde, acércate a la librería Lello, pues dicen que es una de las más hermosas del mundo. Podrás continuar tu visita recorriendo el puerto, donde podrás contemplar cómo embarcaciones del viejo mundo navegan por las profundas aguas del Duero.

Hoteles en Oporto

Oporto ofrece una amplia variedad de hoteles de cinco estrellas para aquellos que buscan disfrutar de unas vacaciones de lujo en la ciudad. Estos hoteles proporcionan los servicios más exclusivos, donde hasta el más mínimo capricho es atendido con total cortesía. Se encuentran en edificios históricos y presentan habitaciones amplias, con techos altos, equipadas con camas grandes, minibar y todo tipo de instalaciones modernas. Si prefieres alojarte en hoteles más modestos, Oporto te ofrece también una gran variedad de hoteles de tres estrellas, cuyas habitaciones disponen de baño integrado y son más que satisfactorias. También puedes optar por los hostales más baratos de la ciudad, donde podrás conocer a otros turistas que han decidido acercarse a explorar la ciudad mochila en mano. Sus zonas comunes son un lugar perfecto para conocer a gente de todo el mundo.

Dónde dormir en Oporto

Alójate en el casco antiguo de Oporto, conocido como Baixa, y te adentrarás en la ferviente cultura local de la ciudad. Pasea por sus callejuelas serpenteantes, detente a explorar sus mercados de verduras y frutas y respira el aire bohemio de Oporto. Si te apetece disfrutar de unas vacaciones más refinadas, entonces alójate en la parte occidental del casco histórico, o Baixa oeste, justo al lado de la universidad. Aquí las calles se llenan de librerías antiguas, bares donde disfrutar de un buen vino y elegantes museos de arte. Si quieres disfrutar de la cultura más moderna de Oporto, hospédate en Boavista, donde los modernos edificios acristalados y las refinadas boutiques se entremezclan con hermosos parques.

Cómo llegar a Oporto

Si vienes en avión, te sorprenderá el verde paisaje que rodea el aeropuerto Francisco Sa Carneiro, donde operan multitud de aerolíneas que comunican la ciudad con una gran variedad de capitales españolas e internacionales. Al aterrizar, súbete al metro que conecta el aeropuerto con la ciudad. En nada, estarás en tu hotel. Su estación de tren también comunica la ciudad con varias capitales europeas; entre ellas, Madrid. Recuerda que Oporto dispone, además, de una excelente red de transporte público, por lo que no tendrás problema en manejarte por la ciudad, ya sea en autobús o metro.