Guías de

Veganos y vegetarianos conquistan París

Búsqueda de hoteles

En sus calles surgen, aquí y allá, bistrós veganos y vegetarianos, cursos de cocina naturista y pequeños huertos urbanos, envueltos en un delicado entorno de aromas, colores y sabores originales, recuperados del pasado.

Los primeros indicios de la tendencia a la dieta vegana en espacios occidentales se atribuyen a la escritora y actriz británica Fanny Kemble, quien hizo referencia a este tipo de alimentación en un ensayo que redactó en 1839. El veganismo trasciende al plano de la alimentación, definiéndose como un estilo de vida de máximo respeto a la naturaleza y a los animales. Por su parte, la corriente vegetariana sí que se centra en la cuestión gastronómica, dando origen a diversidad de dietas afines, como la ovolactovegetariana. Actualmente, las ciudades más avanzadas van, paulatinamente, añadiendo a su panorama hostelero atractivos restaurantes que ofrecen platos elaborados con ingredientes naturales, orgánicos, principalmente vegetales. La luminosa París, pletórica de arte y cultura, es una de ellas. En sus calles surgen, aquí y allá, bistrós veganos y vegetarianos, cursos de cocina naturista y pequeños huertos urbanos, envueltos en un delicado entorno de aromas, colores y sabores originales, recuperados del pasado.

Los restaurantes de París que apuestan por la esencia natural

 

Hasta hace relativamente poco tiempo veganos y vegetarianos de visita en París tenían ciertos inconvenientes para encontrar lugares concordantes con su alimentación. Hoy la historia ha cambiado, y es posible degustar recetas excelentes en múltiples bistrós. La cadena Exki, en sus varios locales de París, propone alimentarse con platos de sello BIO, cuyo concepto se sustenta en el comercio justo, respetuoso del medio ambiente y las personas. A pasos de la emblemática catedral funciona Le Grenier de Notre-Dame, un establecimiento vegetariano que prepara, incluso, platos veganos que adoran los paladares de cualquier preferencia. Estrictamente vegano, especial y sofisticado, es Gentle Gourmet Café, situado frente al Canal Saint-Martin. Se ha hecho su lugar en el corazón de clientes que se consideraban netamente carnívoros. Existen muchos más, pero no es posible dejar de mencionar a Café Pinson, un restaurante chic cuyos menús se preparan con ingredientes 100% orgánicos, de temporada, fantástico para todos los gustos.

 

Comer sin protocolos, al estilo bohemio, en París

 

Se ha puesto muy de moda en París el comer en las caravanas ambulantes o food trucks. Realmente, muchos de ellos ofrecen comida rápida de todas clases, que incluyen ensaladas y postres saludables, pero es acertado destacar el servicio de Daily Wagon, que sirve recetas de gastronomía internacional y una opción vegetariana genial.

 

Tiendas y mercados parisinos que ofrecen mil tesoros ecológicos

 

En París proliferan los mercados de innumerables temáticas y, entre ellos, se encuentra el Marché d'Aligre, en el barrio de Saint Antoine. Allí el viajero reconforta sus sentidos con puestos de frutas y verduras de temporada, tiendas de especias y locales gourmets como Moisan, una exitosa panadería biológica. Otro ejemplo es Un Monde Vegan, un comercio online que se ha hecho real cerca de la Place de la République. En este sitio la oferta se centra en los quesos vegetales, frutos secos, chocolate y carnes vegetales, añadiendo su servicio a la que brindan los más de doscientas tiendas BIO del área metropolitana de París.

 

La capital francesa potencia así su temperamento multicultural, atractivo y amable, recibiendo a sus visitantes con su habitual calidez en hoteles de primera calidad, inmersos en el irresistible ambiente de la ciudad. En pleno centro funcionan establecimientos de infinidad de estilos. Puedes encontrar alojamientos con encanto, como los que ofrece el Hotel D'Aubusson en París, decorado al más puro estilo Versaillés. En las inmediaciones de este hotel brillan los restaurantes y sitios que se dedican a la cosmética, a la medicina y a los platos de naturaleza vegetal. Basta decir que hasta el icónico Moulin Rouge ofrece, en su carta, una cena con menú vegano, regado con champán, excepcional.