Ir a la página principal.
Guías de

La propina en Estados Unidos: ¿cuándo y cuánto?

Búsqueda de hoteles

Si vas de vacaciones a Estados Unidos, tendrás que reservar una parte del presupuesto para propinas de camareros, taxistas, peluqueros... Vamos, para todo aquel que te preste un servicio directo.

¿Es obligatorio dar propina siempre en Estados Unidos o es un tópico? No, no es ninguna leyenda urbana. Si vas de vacaciones a Estados Unidos, tendrás que reservar una parte del presupuesto para propinas de camareros, taxistas, peluqueros... Vamos, para todo aquel que te preste un servicio directo.

¿Basta con un par de dólares?

 

No. La persona que te atiende, sobre todo, los camareros esperan recibir entre un 10 y un 15% del importe de la cuenta. Es decir, que si la factura del restaurante asciende a 100 dólares, no deberías dejar menos de 10 euros de propina a menos que quieras que te preguntes directamente si no estás satisfecho con el servicio. De hecho, en muchos restaurantes y cafeterías dejan un espacio reservado para que escribas a mano cuánto dinero de propina quieres dejar (en el caso de que se pague con tarjeta, se suele indicar el porcentaje con respecto a la cuenta y ellos lo calculan para cargarlo en tu cuenta).

 

¿Por qué tengo que pagar tanto dinero extra?

 

La explicación que siempre se da cuando los extranjeros protestan de las propinas es que los salarios de los camareros son bajos y así consiguen un sobresueldo. Es decir, que la culpa no es de los trabajadores, sino de los empresarios que creen que con el sistema de propinas sus camareros se esforzarán por tratar mejor a los clientes (algo que en países como Europa se da por hecho y por exigible ya cuando el camarero firma un contrato).

 

¿Y si me salto el protocolo y no dejo propina?

 

Si no te importa quedar de caradura, no habrá problema. Pero tienes que estar preparado para enfrentarte a situaciones complicadas. Por ejemplo, a que un camarero te persiga por la sala y en voz bien alta para que todo el mundo lo oiga te pida explicaciones y te pregunte directamente si tan mal te han atendido como para no agradecerlo con una propina.

 

El sistema es discutible. Unos creen que así se fomenta el buen trato por parte de los trabajadores a los clientes. Otros piensan que sólo se estimula el "tanto tienes tanto vales" puesto que es muy común encontrarse con camareros charlatanes que, en cuanto reciben la propina, se dan media vuelta y no te dicen ni adiós.