Guías de

Vacaciones de invierno en Venecia

Búsqueda de hoteles

Unas vacaciones de invierno en Venecia equivalen a pasar unos gratos días admirando las obras maestras del renacimiento, los bailes de mascaras durante el carnaval o llenando el estómago con caprichos gastronómicos italianos procedentes del mercado navideño. Reserve un hotel en Venecia y evite las prisas del verano y las largas colas para entrar a las galerías.

Carnaval de Venecia

Luche contra la melancolía del invierno en Venecia asistiendo a una fiesta de diez días en Febrero, el Carnevale di Venezia, que acaba el Martes de Carnaval. La ciudad isleña despierta de su hibernación con un colorido festival en góndola acompañado de serenatas, bailes en los palazzi del Gran Canal y conciertos de música barroca veneciana. Sólo quienes lleven mascara - cuanto más elaborada mejor - podrán entrar a las celebraciones de la céntrica Piazza San Marco. No hay un lugar más apropiado que éste para ver las caras pintadas de aquellos que participan en los pasacalles vistiendo elegantes atavíos. Pruebe los piñones y las tartas de pasas, frittelle, típicas de esta festividad, que se venden en los puestos de comida.


Mercado de navidad

El Campo Santo Stefano, una plaza ubicada en el distrito de Dorsodoro, se transforma en un emporio festivo durante el mes de diciembre. El campanario de la Chiesa di Santo Stefano es el telón de fondo de los puestos estilo alpino del mercadillo, donde se venden artículos de fiesta como máscaras venecianas o joyas de cristal de Murano. Entre en calor tomando una copa de grapa con sabor a chocolate o del burbujeante vino conocido como prosecco, mientras hace buen acopio de exquisiteces italianas dulces y saladas como las tartaletas navideñas de fruta, el panetone, o los ricos vinagres balsámicos. Cruce el Gran Canal hasta llegar a la zona del Ponte di Rialto, donde podrá adquirir artículos de regalo como cerámica pintada a mano, guantes de piel y bombones artesanales.


El momento de visitar las galerías de Venecia

Sin las hordas de visitantes que llegan en verano ni las largas colas que se forman para adquirir entradas, los meses de invierno resultan el momento ideal para disfrutar de las galerías venecianas. Mantenga un vis à vis con las grandes obras maestras en un entorno agradable como son los palacios. El cálido brillo del titánico retablo con la pintura de la Asunción es lo más destacado de la gran Basílica di Santa Maria Gloriosa dei Frari, situada en el barrio de San Polo. Otras joyas renacentistas de atrevidos colores, las obras de los maestros Bellini y Tintoretto, cuelgan en las salas del antiguo convento de la Galería dell'Accademia. Las coloridas y abstractas pinceladas que inundan los cuadros de Picasso y Kandinsky ponen algo de color al gris de los días invernales, desde las blancas paredes del museo contemporáneo Peggy Guggenheim Collection, en Dorsoduro.


Celebraciones de Año Nuevo

Los restaurantes sirven banquetes compuestos de varios platos, incluyendo lentejas y las manitas de cerdo rellenas, como inicio de la tradicional Festa di San Silvestro en Nochevieja. A media noche, vaya a la Piazza San Marco para ver como el cielo de Venecia se ilumina con los fuegos artificiales y únase a miles de personas para intercambiar besos de celebración durante "los besos colectivos", momento que se repite todos los años por esta fecha. Reviva el Día de Año Nuevo sumergiéndose en las heladas aguas saladas de la laguna de Venecia, en la Playa del Lido, junto a otros valientes bañistas. Desde la Piazza San Marco llegará a Lido después de un corto recorrido en un vaporetto que cruza la laguna.


Bruma veneciana

Durante su escapada de invierno a Venecia, levántese de madrugada para ver esta romántica ciudad arropada por la suave bruma invernal. La bruma avanza sigilosamente desde el Mar Adriático, tal y como lo representa Renoir en su cuadro, Una Visión de la Bruma de Venecia. Después de observar cómo la cúpula de la Basílica de San Marco irrumpe entre la neblina, acurrúquese al amparo de los calentadores de gas con una taza de chocolate caliente o un espresso en las terrazas de las cafeterías de la Piazza San Marco. O abríguese bien para subir a una góndola que lo llevará por los estrechos canales, pasando por las mansiones barrocas, iluminadas por el suave sol de invierno bajo el Puente de los Suspiros, de piedra caliza. Vaya y vea Venecia con sus propios ojos, con uno de los hoteles de Hoteles.com en Venecia