Guías de

Una guía de viajero para Hungría: una combinación de tradición y modernidad, spas de primera categoría y un fabuloso foie gras

Búsqueda de hoteles

Las vacaciones en Hungría lo llevarán a una tierra donde la tradición y la creatividad van de la mano. Su hotel en Hungría será su base de operaciones para explorar ciudades bulliciosas y spas termales, y el lugar de descanso después de comer hasta hartarse con la suculenta carta húngara.

Cómo orientarse

Justo en el corazón de Europa, Hungría y su capital Budapest están divididas en dos por el río Danubio. En el verde noreste hay ciudades vitivinícolas como la barroca Eger y la tranquila Tokaj, y quizás vea jabalíes salvajes o rojizos ciervos en sus colinas boscosas. Hacia el sur, la Gran Planicie, amplia y fértil, abarca las estepas del parque nacional Hortobágy, la región de pasturas naturales más extensa de Europa. Szeged es una versión en miniatura de Budapest, con importantes edificios imperiales pero de menor magnitud. Hacia el oeste del Danubio, los alegres centros vacacionales del lago Balaton compensan la falta de costa de Hungría.


Cultura urbana

Comience sus vacaciones en Hungría en Budapest, el epicentro cultural. Deléitese con música clásica en la Academia de Música Ferenc Liszt, de estilo art nouveau, o baje al nightclub flotante A38 Ship. Pécs, Ciudad Europea de la Cultura 2010, conserva rastros otomanos en una antigua mezquita, centro de la plaza de la ciudad. Debrecen se despojó de su imagen provincial con su vanguardista museo de arte moderno, mientras que el movimiento táncház mantiene vigente las danzas folklóricas húngaras.


Lagos, ríos y spas

Hungría no tiene salida al mar, pero los húngaros tienen el lago Balaton, el más grande de Europa Central, a donde van los aquicenses para refrescarse. A solo 6 km se encuentra Hévíz, el segundo lago termal más grande del mundo. Antes de llegar a Budapest, el Danubio serpentea a través de la pintoresca Curva del Danubio y deja atrás el castillo de Visegrád, en lo alto de una colina. La capital misma es un hervidero de baños termales, con edificios que van desde el espléndido estilo art nouveau hasta el ambiente otomano.


Los sabores magiares

La ternera rebozada y frita, la rántott hús, es tan omnipresente como el vigorizante guiso gulyás (gulash). Szeged es famosa por el szalámi (chorizo) y la sopa de pescado picante, condimentada con paprika, ambos regados con kadarka, un vino tinto especiado . El mangalica, el cerdo autóctono , graso pero sabroso, es la carne del momento, aunque las carnes de caza siempre abundan. El foie gras húngaro, libamáj, es muy buscado por los franceses. Acompáñelo con el tokaji Aszú, un suntuoso vino dulce. El licor de frutas, pálinka, puede dar el puntapié inicial a la noche. 


La impronta arquitectónica de la historia

Hungría ha sido bendecida y castigada por la historia, y un hotel en Hungría puede ser parte de la mágica mezcla de estilos arquitectónicos. Budapest, ecléctica y encantadora, está enriquecida por el soñador estilo art nouveau de Lechner, el Gaudí húngaro. Eger conserva intactasu belleza barroca después de haber sido reconstruida por completo tras las luchas con los turcos en 1687. Haydn fue alguna vez el director residente del resplandeciente ‘Versailles húngaro' de estilo rococó, el Palacio Esterházy, en Fertőd.


Venga a uno de los hoteles en Hungría de Hotels.com y descubra el país