Ir a la página principal.
Guías de

Una guía de viajero para Marrakech: mercados laberínticos, fiestas marroquíes y un baño de vapor en un hammam

Busca un alojamiento

Ya sea la búsqueda de gangas en los zocos (mercados tradicionales), una cena en un patio romántico o disfrutar de un masaje descontracturante en un hammam, todo deseo que pida para una escapada a la ciudad de Marrakech se le otorgará. Reserve un hotel en Marrakech para sumergirse en esta ciudad fascinante.

Compras en los zocos

Esquive los carros tirados por asnos, tome té de menta y regatee: es lo toca en un paseo por los zocos de Marrakech, los laberínticos mercados urbanos al norte de la plaza Djemaa el Fna. También podrá encontrar alfombras bereberes, elegir tallas de madera o probarse titilantes babuchas. Enmarcada por boticarios que venden ‘curas' milagrosas para el envejecimiento y la artritis, la cautivante Rahba Qedima es el lugar donde buscar elementos esenciales para el baño, como el jabón negro elaborado con aceitunas. Los lugareños bien orientados compran kaftanes de alta costura y antigüedades legítimas en la avenida Mouassine, o se dirigen al moderno Guéliz en busca de galerías de arte marroquí y boutiques de diseñadores.


Una cena marroquí

Podrá degustar los auténticos sabores marroquíes en uno de los puestos de comida en la plaza Djemaa el Fna al anochecer y comer kebabs o sopa de garbanzos mientras se observan acróbatas y encantadores de serpientes. Los naranjos dan sombra en los íntimos patios de riads donde las fuentes burbujeantes y los músicos que tocan el laúd crean el escenario para las diffas (fiestas) marroquíes. Pruebe los guisos de cordero acompañados con cuscús aromatizado con azafrán o coma unos pastelitos crocantes rellenos con paloma. Las bailarinas de la danza del vientre, las pipas shisha y los DJ atraen a los fiesteros a los deslumbrantes clubes nocturnos con restaurante de Hibernage.


Relax en Marrakech

Ninguna escapada a la ciudad de Marrakech estaría completa sin una visita al sofocante vapor de un hammam. La Sultana relaja a los bañistas con una exfoliación con eucalipto y masajes calmantes con aceite de azahar. Recuéstese en una cama balinesa o chapotee en la laguna junto al jet set en La Plage Rouge. Alguna vez los sultanes se pasearon por los Jardines de Menara, llenos de olivos, donde a media tarde los estanques simétricos reflejan las Montañas Atlas. Antes de retirarse a su hotel de Marrakech, vaya al Kosybar desde donde podrá ver a las cigueñas bajar en picada sobre los muros del palacio El Badi.
 
Venga a uno de los hoteles en Marrakech de Hotels.com y descubra la ciudad


Dónde alojarte

Descubre

Encuentra tus vacaciones perfectas en Marrakech

Desde hoteles 1230.