Hoteles en Jerte

Buscar hoteles en Jerte

Explorar Jerte

Jerte se encuentra dentro de la comarca del Valle del Jerte, en Cáceres. Se trata de una pequeña ciudad con amplias zonas verdes, donde puedes tumbarte a la sombra de encinas, robles y alcornoques. En sus valles y montañas se esconden gatos monteses, jinetas, cabras montesas y nutrias, mientras que las copas de sus árboles dan cobijo a gavilanes, halcones peregrinos y hasta águilas reales. Ven a Jerte para volver a conectar con la naturaleza. En Hoteles.com encontrarás una selección de los mejores hoteles en Jerte.

Qué ver en Jerte

¿Cansado de acudir siempre a las mismas playas? Pues ven a darte un chapuzón diferente en Jerte. A su paso por esta localidad, el río forma varias piscinas naturales por todo el valle, como la piscina de El Nogalón o La Tenería. Estas piscinas beben del cauce abundante del río, que aumenta en primavera debido al deshielo. Asimismo, en la reserva natural de la Garganta de los Infiernos, podemos bañarnos en los denominados "pilones", trece piscinas enmarcadas en granito y rodeadas de un paraje natural precioso. Además, puedes hacer una ruta a pie y llegar hasta el mirador del Chorrero de la Virgen, donde las vistas son bellísimas.

Pero el pueblo de Jerte también nos ofrece tranquilidad en sus calles empedradas. Una vez aquí, es curioso contemplar el contraste entre la tradicional Calleja de los Bueyes, donde están edificadas varias casas típicas con balcones y solanas de madera, y la aristocrática calle Ramón Cepeda y Coronel Golfín, donde las fachadas de las familias más pudientes del pueblo se realizaron en mampostería o sillares de granito. Estas casas, que no sucumbieron al incendio de los franceses en la Guerra de la Independencia, nos muestran la arquitectura extremeña en todo su esplendor.

Cómo llegar a Jerte

Para llegar a Jerte, uno de los pueblos con mayor número de bares por habitante, debemos acceder desde el valle del Ambroz o el valle de la Vera, desde Plasencia por la N-110 o desde Ávila por el puerto de Tornavacas. También podemos llegar a Jerte por la autovía Madrid-Lisboa (N-V) o por medio de la N-501, que va desde Madrid hasta Plasencia.

Además de sus magníficos parajes naturales y de su arquitectura histórica, puedes degustar los maravillosos platos extremeños. Desde antiguo, su gastronomía estaba al servicio de grandes monasterios y castillos, donde sus residentes se alimentaban con productos de primerísima calidad provenientes de los valles colindantes: hortalizas, frutas y carnes de cordero, ternera y cerdo ibérico alimentado con las mejores bellotas. ¡Y no olvides la temporada de las cerezas!